EL MOMENTO PARA DEJAR DE FUMAR ES AHORA

Categoría: CORONAVIRUS , Mes Actual , Novedades

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que los fumadores corren mayor riesgo de sufrir síntomas graves y de morir por Covid-19, desmintiendo de esta forma algunos pequeños estudios que apuntaban que la nicotina podría ser un factor protector contra el nuevo coronavirus. La OMS recuerda que el consumo de tabaco es un «factor de riesgo conocido» para muchas infecciones respiratorias y aumenta la gravedad de las enfermedades respiratorias.

EL FUMAR PONE EN RIESGO LOS PULMONES

El fumar destruye los cilios en los pulmones, ellos actúan como uno de los principales sistemas de defensa contra las infecciones. Sin ellos, los fumadores están más indefensos. Fumar afecta a la función pulmonar, lo que dificulta al cuerpo la lucha contra los coronavirus y otras enfermedades.

El tabaco también es un factor de riesgo importante para las enfermedades no transmisibles como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes, que ponen a las personas con estas condiciones en un mayor riesgo de desarrollar enfermedades graves cuando se ven afectadas por Covid-19.

El tabaco mata a más de 8 millones de personas en todo el mundo cada año. Más de 7 millones de esas muertes se deben al consumo directo de tabaco y alrededor de 1,2 millones se deben a la exposición de los no fumadores al humo de segunda mano. A los 20 minutos de haberlo dejado, el ritmo cardíaco y la presión arterial bajan. Después de 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo desciende a la normalidad. Dentro de 2 a 12 semanas, la circulación mejora y la función pulmonar aumenta. Después de 1-9 meses, la tos y la dificultad para respirar disminuyen.

Si la salud es un bien preciado, dejar de fumar será una buena idea, una decisión acertada, un deseo fuerte hacia la vida. Si estás tratando de dejar de fumar en esta cuarentena, empezá a pensar estrategias para el momento en que aparece el deseo imperioso de un cigarrillo, acá te dejamos unos consejos: 

Cómo manejar el deseo. Es de esperar que sientas ansiedad por algunas semanas luego de haber dejado de fumar, los primeros 3 días probablemente serán los peores. Siempre recordar que entre más tiempo pase, la ansiedad será menor.

Planeá. Pensar anticipadamente en cómo resistir los deseos de fumar puede ayudarte a superarlo.

Hacé una lista. Anotá las razones por las que querés dejar de fumar. Colocá la lista en un lugar visible de manera que puedas recordar las cosas buenas que vienen al dejarlo.

Poné reglas. Tener reglas proporciona estructura para ayudarte a seguir diciendo «no». Unos ejemplos de estas pueden ser: “cuando tenga ansiedad, esperaré 10 minutos para ver si pasa”; “cuando tenga ansiedad, subiré y bajaré las escaleras 5 veces”; “cuando tenga ansiedad, comeré una manzana”, etc.

Establecé recompensas. Cuanto más tiempo pase sin fumar, más importante será la recompensa.

Hablá con vos mismo. Puede haber ocasiones en las que creas que tenés que fumar un cigarrillo para poder superar un día estresante. Es el momento de darte una charla motivadora, un ejemplo: “La ansiedad es parte del proceso para dejar de fumar, pero puedo superarla, cada día que pase sin fumar hará que dejarlo sea más fácil, he hecho cosas difíciles antes, puedo hacer esto”.

Evitá la tentación. Pensá en todas las situaciones que te hacen querer fumar, cuando sea posible, evitalas.

Distraéte. Mantené tus manos y boca ocupadas mientras se acostumbra a no utilizar cigarrillos. Te puede ayudar usar una pelota antiestrés, tejer o hacer un rompecabezas, masticar chicle sin azúcar, comer zanahorias, apio o rebanadas de manzana.

Relajate. Muchas personas usan el fumar para aliviar el estrés. Probá nuevas técnicas de relajación para calmarte, escuchá música, lee un libro, probá hacer yoga o taichí.

Hacé ejercicio. Mover tu cuerpo puede ayudar a reducir la ansiedad, también puede darte una sensación de bienestar y tranquilidad.

¿Cuándo llamar al médico? Si no crees poder dejar el cigarrillo sin ayuda, llamá a tu médico. La terapia de reemplazo de nicotina puede ayudarte a manejar la ansiedad en la primera etapa del proceso para dejar de fumar.

Existen sin duda muchas razones significativas para intentar dejar de fumar, pero la más importante es aquella que nos hace tomar una decisión, la que nos impulsa a realizar un cambio. Los motivos personales pueden ser muy diversos, todos los motivos son válidos pero la decisión de dejar de fumar es fundamental para tener éxito. Acodarte el momento de dejar de fumar es ahora.

Autor: Dr. César González – HTAL. Heller – Asesor de cesación tabáquica