CÁNCER DE MAMA, UNA MIRADA DESDE LA PREVENCIÓN Y LA PROMOCIÓN DE UNA VIDA PLENA

CÁNCER DE MAMA, UNA MIRADA DESDE LA PREVENCIÓN Y LA PROMOCIÓN DE UNA VIDA PLENA

Categoría: Novedades , Ultimo Mes

El cáncer te cambia la vida, de la forma más dura, obliga a aprender a cuidarse y llevar una vida sana, con buena alimentación, ejercicio y evitando el stress. Es necesario informarnos para conocer y buscar alternativas ante este diagnóstico; el conocimiento es poder, transforma el miedo en confianza y alegría, y genera cambios que te pueden salvar o mejorar la vida.

El cáncer de mama, afecta a 1 de cada 8 mujeres, la detección temprana es de gran ayuda para mejorar la evolución y calidad de vida, pero la prevención es la mayor esperanza para todos.

Todos sabemos que el cáncer de mama, es una de las enfermedades que más arrebatan la vida de las mujeres a partir de los 20 años, es el segundo en frecuencia como causa de mortalidad en nuestras mujeres, cada año se detectan 1.7 millones de nuevos casos en el mundo. El 0.8% de los cánceres de mama lo padecen los hombres, generalmente ellos son detectados más tardíamente en su patología, por lo que son mayores sus índices de mortalidad.

El riesgo del cáncer de mama aumenta con la edad, la edad promedio de aparición es a los 62 años, a los ochenta años alcanza el 1 cada 8 mujeres como riesgo acumulativo. El 87% de las mujeres detectadas con cáncer de mama no tiene antecedentes familiares   de primer grado que hayan sufrido la enfermedad; las mutaciones heredadas del gen BCRA causan solo el 5 al 10% de los cánceres de mama.

¿QUE MODIFICAMOS?  Lo que no podemos modificar es la edad que tenemos, ni los genes que heredamos, ni la edad de menarca ni   climaterio, pero si podemos modificar nuestro estilo de vida, nuestra planificación familiar, nuestra decisión de amamantar a nuestros hijos en forma mínima hasta los 2 años de vida, el elegir no realizar tratamientos de reemplazo hormonal combinada después de la menopausia, el dejar el sedentarismo, combatir el sobrepeso y la obesidad, elegir de que nos alimentamos.

¿QUE SE HA DEMOSTRADO SEGÚN LAS INVESTIGACIONES ? Que si las mujeres antes de entrar en la menopausia llevan un estilo de vida sano: hacen ejercicios, no fuman, no toman alcohol y sustituyen las carnes y los lácteos por verduras, alimentos integrales y   frutos secos el riesgo se reduce a la mitad, y si lo realizan mujeres postmenopáusicas el riesgo se reduce un 80%. Tenemos la oportunidad de influir con cambios en nuestro estilo de vida y mantener un peso saludable ¿lo vamos a desaprovechar?

La mayoría de las pacientes que les ofrecemos esta información, salen empoderadas, saben que hacer, para prevenir y para mejorar su calidad de vida, reducen su obesidad, sus enfermedades cardiovasculares, mitigan el dolor articular, mejoran su vida sexual, reducen el riesgo de demencia senil y con ello disminuyen procesos inflamatorios que aumentan la predisposición a otros cánceres y alarga la vida con mejoras en la calidad de la misma.

 Debemos encontrar una manera de vivir que alimente a diario nuestro físico, emociones, relaciones, intelecto y espíritu, para que rejuvenezcan nuestra alma y nuestras células, y eso es una decisión, una elección.

Es una elección reducir el riesgo de sufrir cáncer   de mama y las recidivas postratamientos con cambios en el estilo de vida, que   mantienen  a raya el estrógeno, hormona favorecedora del 80% de los ca de mama; estos cambios son alimentos saludables, dejar tabaco y alcohol, aumentar la actividad física y evitar sobrepeso u obesidad.

Alimentos saludables: frutas (altas en antioxidantes como grosellas, arándanos, otros frutos rojos, higos,manzanas, tomates, frutas de estación)  y verduras frescas (ricas en acido fólico, crudas como brocoli, coles, espinacas, espárragos) , cereales integrales,legumbres, proteínas vegetales como quinoa, lentejas, garbanzos, soja, tofu, avena integral, maiz,   porotos, alubias, semillas de girasol, sésamo, lino, chia,  y frutas secas, tomar 3 tazas de té verde al día reduce un 50% el cáncer de mama.

 Los productos lácteos tienen efectos protectores sobre los tejidos mamarios por el calcio, la vitamina D, el butirato, la lactoferrina y el acido linoleico conjugado, pero es cierto que los lácteos son fuente de grasas saturadas, las cuales influyen en el riesgo de contraer cáncer, por lo que la recomendación es de no consumir lácteos enteros que presentan estrógenos   estimuladores del ca. De mama ( las vacas lecheras son organismos genéticamente modificados que producen constantemente leche con elevado contenido de estrógenos) . el consumo de grasas de origen animal entre los 26 a 45 años, aumenta un 18% la aparición de cáncer premenopáusico. Y se han realizado estudios de investigación donde se ha concluido que los veganos (evitan carne, lácteos y huevos) tienen 44% menos posibilidades de contraer cáncer de mama y ginecológicos que los que consumen carnes. Las carnes procesadas son altamente cancerígenas, por lo tanto evitar los alimentos repletos de grasas trans, saturadas reduce la aparición, recidivas y efectos mortales del cáncer de mama, hay que consumir grasas saludables vegetales: paltas, aceitunas, aceite de oliva extra virgen,  semillas y frutos secos a partir de los 10 años  para reducir el cáncer de mama postmenopáusico.

De todos los riesgos controlables para reducir el cáncer de mama y su recidiva, el alcohol es el más importante en todas las poblaciones. El alcohol aumenta los niveles de estrógenos, reduce la función inmunológica, generando metabolitos tóxicos que favorecen el daño celular.

El   consumir bebidas alcohólicas, aumenta el riesgo de padecer este cáncer, el riesgo es mayor con el aumento de la ingesta: un  trago de bebida alcohólica (150ml de vino, 350ml de cerveza o 45ml de bebidas blancas)  aumenta un 7 al 10 % el riesgo, el consumir 2 a 3 tragos por día tienen un 20 % más riesgo que las que no han consumido alcohol.

El sobrepeso y la obesidad son los factores más evitables que pueden causar el cáncer de mama, y su recidiva. Hasta un 50% de las muertes por ca. De mama postmenopáusico son atribuibles a la obesidad en EEUU, esto se atribuye a mayor oferta de estrógeno de los tejidos adiposos y de la liberación de mediadores inflamatorios, que fomentan el crecimiento de los tumores.  si se pierde esta grasa, este sobrepeso por disminuir el consumo de calorías, aumentar el gasto metabólico o realizarse una cirugía bariátrica , se produce un descenso del estrógeno circulante y de la capacidad de multiplicarse del cáncer, adelgazar tiene muchas ventajas!.

El aumento de Actividad física  reduce el riesgo de cáncer de seno en la postmenopausia y también disminuye las recidivas  y la mortalidad un 45% en las que realizan actividad física después del diagnóstico. Esto se logra porque el ejercicio físico produce descenso del estrógeno circulante, de la resistencia insulinica y  disminuye la grasa de las  células adiposas, con esto descienden los factores inflamatorios que afectan el sistema inmunológico, alterando el ambiente de las células cancerosas. Las recomendaciones son de 150 minutos de actividad moderada o 75 minutos de intensidad vigorosa semanal.

Dejá de fumar: fumar en la adolescencia o juventud  expone a las células mamarias a sustancias cancerígenas antes que los senos terminen de desarrollarse, lo que explica la relación del tabaco con cáncer premenopáusico. Lo cierto es que las fumadoras activas tienen 32% más probabilidades de sufrir ca. De seno que las no fumadoras  y las que siguen fumando después del diagnóstico tienen 72% más probabilidades de morir de ca de mama  que las que no  fuman o dejaron de consumirlo posterior al diagnóstico.

Usa técnicas de relajación 30 minutos al día: respiración consciente, yoga, meditación, taichi, oración, mejoran la salud mental y espiritual.

Además de estas medidas que cambian nuestro modo de vida, no debemos olvidar desde la adolescencia el autoexamen mamario mensual postmestruo, el exámen clínico o médico cada 2 o 3 años desde los 20 años y la mamografía a partir de los 50 años de edad en pacientes asintomáticas y sin factores de riesgos. Y recordar que ante la aparición de cambios en la piel, superficie, o textura de los senos, palpación de nódulos o tumores o salida de líquido claro o sanguinolento por pezón debemos consultar inmediatamente.

MIRATE TOCATE CUIDATE: CONOCERTE ES DESCUBRIRTE Y AMARTE.

Autora: Dra. Torres Edith Liliana

https://www.youtube.com/watch?v=uN3aIEKcFeE&feature=youtu.be

VÍDEO INSTITUCIONAL DE CAMPAÑA