ALIMENTOS INOCUOS Y SALUDABLES

Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos – 7 de junio.

La inocuidad de los alimentos es la ausencia -a niveles seguros y aceptables- de peligro en los alimentos que puedan dañar la salud de las y los consumidores. Solo los alimentos inocuos satisfacen las necesidades alimentarias y contribuyen a que todas las personas tengan una vida activa y saludable. 

El Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos (WFSD, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo llamar la atención e inspirar acciones para ayudar a prevenir, detectar y gestionar los riesgos transmitidos por los alimentos, contribuyendo a la seguridad alimentaria, la salud humana, la prosperidad económica, la agricultura, el acceso al mercado, el turismo y el desarrollo sostenible.


No existe seguridad alimentaria sin inocuidad de los alimentos.

Los peligros transmitidos por los alimentos pueden ser de naturaleza biológica, química o física y con frecuencia son invisibles a nuestros ojos. Se tratan de bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas perjudiciales (por ejemplo: residuos de pesticidas).

Las enfermedades transmitidas por alimentos (ETA) contaminados constituyen un serio problema para la salud de la población. Todos los días, se reportan casos de personas que contraen enfermedades debido al consumo de alimentos contaminados por microorganismos y/o substancias químicas tóxicas, que incluso pueden llegar a causar la muerte. Estas representan una grave amenaza para la salud, afectando principalmente a los niños y niñas menores de 5 años, mujeres embarazadas, personas inmunosuprimidas y adultos mayores.


¿Qué se propone el Día sobre Inocuidad de Alimentos?

Este día internacional es una oportunidad para fortalecer los esfuerzos para reducir el riesgo de ETA y garantizar que los mismos sean inocuos. Todos los eslabones de la cadena productiva tienen un rol que desempeñar, desde la granja hasta la mesa, para asegurarnos de que los alimentos que comemos sean seguros y no dañen nuestra salud.

La ciudadanía puede contribuir a la prevención mediante la adopción de prácticas seguras de manipulación de alimentos, y tienen derecho a acceder a información oportuna, clara y confiable sobre inocuidad alimentaria.




5 CLAVES PARA LA INOCUIDAD DE LOS ALIMENTOS

Creadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), tienen por objetivo concientizar a los manipuladores de alimentos sobre sus responsabilidades respecto de la inocuidad.

(1) mantenga la limpieza; (2) separa alimentos crudos y cocinados; (3) cocine completamente; (4) mantenga los alimentos a temperaturas seguras;(5) use agua y materias primas seguras.


CLAVE 1: MANTENGA LA LIMPIEZA

Aunque la mayoría de los microorganismos no provoca enfermedades, los microorganismos peligrosos están presentes ampliamente en el suelo, el agua, los animales y las personas. Estos microorganismos se encuentran en las manos, los paños de limpieza y los utensilios, especialmente las tablas de cortar, y el menor contacto puede conllevar su transferencia a los alimentos y provocar enfermedades de transmisión alimentaria.

• Lávese las manos antes de preparar alimentos y con frecuencia durante su preparación.

• Lávese las manos después de ir al baño.

• Lave y desinfecte todas las superficies y equipos usados en la preparación de alimentos.

• Proteja los alimentos y las áreas de cocina de insectos, plagas y otros animales.


CLAVE 2: SEPARE ALIMENTOS CRUDOS Y COCINADOS

Los alimentos crudos, especialmente las carnes rojas, la carne de ave y el pescado y sus jugos, pueden contener microorganismos peligrosos que pueden transferirse a otros alimentos durante la preparación y conservación de los mismos.

• Separe las carnes rojas, la carne de ave y el pescado crudos de los demás alimentos.

• Use equipos y utensilios diferentes, como cuchillos y tablas de cortar, para manipular alimentos crudos.

• Conserve los alimentos en recipientes para evitar el contacto entre los crudos y los cocinados.


CLAVE 3: COCINE COMPLETAMENTE

Con una cocción adecuada se pueden matar casi todos los microorganismos peligrosos. Se ha demostrado en estudios que cocinar los alimentos hasta que alcancen una temperatura de 70°C puede contribuir a garantizar su inocuidad para el consumo. Existen alimentos cuya cocción requiere una atención especial, como la carne picada, los trozos grandes de carne y las aves enteras.

• Cocine completamente los alimentos, especialmente las carnes rojas, la carne de ave, los huevos y el pescado.

• Hierva los alimentos como sopas y guisos para asegurarse de que han alcanzado los 70°C. En el caso de las carnes rojas y de ave, asegúrese de que los jugos sean claros y no rosados. Se recomienda el uso de un termómetro.  

• Recaliente completamente los alimentos cocinados.


CLAVE 4: MANTENGA LOS ALIMENTOS A TEMPERATURAS SEGURA

Los microorganismos se pueden multiplicar con mucha rapidez si los alimentos se conservan a temperatura ambiente.

La zona de peligro es el intervalo de temperaturas que va desde los 5°C hasta los 60°C, en el cual los microorganismos se multiplican con gran rapidez. La refrigeración ralentiza el crecimiento bacteriano. No obstante, incluso cuando los alimentos se conservan en el refrigerador o en el congelador, los microorganismos pueden crecer.

• No deje alimentos cocinados a temperatura ambiente durante más de 2 horas.

• Refrigere lo antes posible los alimentos cocinados y los perecederos (preferiblemente por debajo de los 5°C).

• Mantenga la comida muy caliente (a más de 60°C) antes de servir.

• No guarde alimentos durante mucho tiempo, aunque sea en el refrigerador.

• No descongele los alimentos a temperatura ambiente.


CLAVE 5: USE AGUA Y MATERIAS PRIMAS SEGURA

Las materias primas, entre ellas el agua y el hielo, pueden estar contaminadas con microorganismos y productos químicos peligrosos. Se pueden formar sustancias químicas tóxicas en alimentos dañados y mohosos. El cuidado en la selección de las materias primas y la adopción de medidas simples como el lavado y el pelado pueden reducir el riesgo.

• Use agua segura o trátela para que lo sea.

• Seleccione alimentos sanos y frescos. Evite los alimentos estropeados o podridos.

• Elija alimentos procesados para su inocuidad, como la leche pasteurizada.

• Lave la fruta, la verdura y las hortalizas, especialmente si se van a comer crudas.

• No utilice alimentos caducados. Tire las latas aplastadas, hinchadas u oxidadas.

• Elija alimentos listos para el consumo, cocinados o perecederos que estén conservados de forma adecuada (ya sea en caliente o en frío, pero no a temperaturas comprendidas en la zona de peligro).



                       con el asesoramiento de la Dirección de Bromatología
Ministerio de Salud la Provincia de Neuquén

COVID-19, UNA RAZON MAS PARA DEJAR DE FUMAR

Las personas fumadoras tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves de la COVID-19, el tabaco reduce las defensas y deteriora la función pulmonar, por eso quienes fuman son más vulnerables al coronavirus.

Fumar tabaco es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades. Trasrevisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades. El consumo del tabaco es además un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la COVID-19.

Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar:

• A los 20 minutos se reducen la tensión arterial y la frecuencia cardíaca elevadas.

• A las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo vuelve a la normalidad.

• A las 48 horas, regresa el gusto y el olfato.

• A las 72 horas, los bronquios se relajan y se respira mejor.

• Entre las 2 y 12 semanas, mejoran la circulación y la función pulmonar.

• Entre los 1 y 9 meses se reducen la tos y la disnea.


Date una oportunidad para dejar de fumar, fija una fecha de abandono, prepara un plan y, ante la duda, busca apoyo en tu centro de salud, amigos o familiares. Te sentirás mejor, mejorará tu salud y la de tu familia, dejarás de depender del tabaco y tu economía te lo agradecerá.

El Ministerio de Salud de la Provincia de Neuquén recomienda a los fumadores intentar dejar de fumar lo antes posible.

                                                                                    FUENTE – OMS


LA OBESIDAD AUMENTA EL RIESGO DE ENFERMEDAD GRAVE ASOCIADA A COVID-19

Personas con obesidad severa son consideradas grupo prioritario para la vacuna de la COVID-19.

La obesidad es un problema severo a nivel mundial, en los últimos tiempos ha aumentado rápidamente alcanzando la característica de pandemia. Hoy sabemos que tener obesidad aumenta la severidad de la infección por coronavirus, los motivos:

• Incrementa significativamente la necesidad de hospitalización.

• Eleva la necesidad de ventilación mecánica en relación directa con la severidad de la obesidad.

• Agrava la infección por COVID-19 y la letalidad de la enfermedad.

Existe una relación entre un índice de masa corporal alto y resultados graves de COVID-19, tener un IMC mayor a 35 Kg/m2 es un factor que aumenta la vulnerabilidad frente al COVID-19.

La OMS clasifica el grado de obesidad utilizando el Índice de Masa Corporal (IMC) como criterio.  Este índice se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros IMC = peso [kg]/ estatura [m2].

Una forma más sencilla de calcular tu IMC es, Peso Actual ÷ Altura ÷ Altura (IMC: P/A/A), el peso en kilogramos y tu altura en metros. Por ejemplo, si una persona pesa 80 Kg y mide 1.70, el cálculo es, IMC: 80/1.70/1.70 el resultado es 20.6 Kg/m2 (Normopeso).


¿Cómo interpreto el resultado?

Normopeso: IMC 18,5 – 24,9 Kg/m2

• Sobrepeso: IMC 25 -29 Kg/m2:

• Obesidad grado I: IMC 30-34 Kg/m2

• Obesidad grado II: IMC 35-39,9

• Obesidad grado III : IMC >= 40

• Obesidad de tipo IV (extrema): IMC >50

La Obesidad grado 2 (índice de masa corporal -IMC- mayor a 35) y grado 3 (IMC mayor a 40), es un factor de riesgo contemplados para la vacunación contra COVID-19.


La obesidad se asocia con una disminución del volumen de reserva respiratoria y de la capacidad funcional del sistema respiratorio. En personas con obesidad abdominal, la función pulmonar se ve aún más comprometida si se encuentran acostados boca arriba porque la grasa disminuye los movimientos del diafragma y dificulta la ventilación.

Se ha observado que los pacientes obesos presentan un estado inflamatorio crónico de bajo grado como una consecuencia del incremento en la masa del tejido adiposo. El COVID-19 puede exacerbar aún más dicha inflamación, cuanto mayor es el IMC, mayor es la respuesta inflamatoria.

En medio de esta pandemia por COVID-19, la inmunonutrición y el ejercicio físico regular representan dos recursos indispensables tanto para colaborar con el peso saludable como para aumentar las defensas del organismo.

Es fundamental que la pandemia no sea sinónimo de inactividad ni sedentarismo, tampoco de consumo excesivo y prolongado de nutrientes que inciden negativamente en el peso corporal. Por el contrario, asegurar la ingesta de inmunonutrientes y mantenerse activo son dos pilares que han demostrado numerosos beneficios tanto para las personas sanas como para aquellas que tienen enfermedades, incluyendo el sobrepeso y la obesidad.

Mantener un estilo de vida saludable a través de estas pautas permite preparar y fortalecer al organismo frente a un eventual contagio de coronavirus.


Si queres sabes más sobre alimentación saludable y actividad física en tiempos de coronavirus:

https://www.saludneuquen.gob.ar/los-beneficios-de-hacer-actividad-fisica-regularmente/


El Ministerio de Salud de la Provincia de Neuquén, si tenes Obesidad Grado II o III, recomienda que te vacunes contra COVID-19 lo antes posible.


¿POR QUE LE PONEMOS SAL A LA COMIDA?

Agregarle sal a las comidas, es algo que hacemos frecuentemente, lo hacemos mientras cocinamos (recomendable) o al final de la preparación, es un hecho que la sal forma parte de nuestro día a día. Pero, ¿sabes por qué le ponemos sal a la comida?, ¿Cuál es el efecto de la sal en la comida?

La sal es un condimento conocido y muy utilizado desde la época antigua, usado para potenciar los sabores de los alimentos; como para conservarlos, debido a que evita que se desarrollen y reproduzcan las bacterias.


¿Qué es lo que causa este efecto de realzar los sabores?

Debido a que la sal está compuesta de cloruro de sodio, al ponerse en contacto con algún líquido, en este caso nuestra saliva, se liberan iones que nos provocan esa sensación de que una comida tenga buen sabor.

Otra de las razones por las que la sal mejora el sabor de la comida, es que este ingrediente aumenta la jugosidad de los alimentos y disminuye su acidez. Por eso, cuando añadimos sal a la comida, ésta adquiere un sabor mucho más intenso y rico, lo cual resulta muy atractivo para nuestros paladares.

Además, una de las ventajas de la sal es que, al ser un ingrediente tan versátil, se puede usar en platos salados y dulces, ya que su composición permite intensificar cualquiera de estos sabores.

La sal es uno de los elementos más básicos en la alimentación y por esto nunca falta en los hogares. Poner una cucharadita de sal es un paso esencial en la preparación de la mayoría de las recetas. Pero, te has preguntado ¿cuánta sal debemos consumir al día para tener una buena salud?


Diferencia entre la sal y el sodio

Existen muchas dudas y confusiones sobre el consumo de la sal, una de estas confusiones es creer que la sal y el sodio es lo mismo. Esta duda es muy común, es importante conocer la diferencia entre estas 2, esto ayuda a comprender su impacto en nuestra salud.

El sodio es el mineral de carga positiva más abundante en el organismo. La concentración sanguínea en el cuerpo humano es controlada por funciones propias del cuerpo humano como la sed, las hormonas y los riñones.


Este mineral es un elemento importante para muchas funciones tales como:

• Mantener el equilibrio hídrico del organismo.

• Correcta señalización nerviosa y buen funcionamiento de los nervios.

• Buen funcionamiento muscular.

• Controlar la acidez en la digestión.

• Es importante en el mantenimiento de la presión sanguínea.

• Es indispensable para la formación de proteínas y células nuevas.

Ahora bien, el sodio es un componente de la sal, la cual es una sustancia que resulta de la mezcla de cloro y sodio, formando cloruro de sodio (NaCl) resultando en lo que conocemos como sal de mesa.


¿Cuánta sal debemos consumir?

Ahora que ya sabes que la sal y el sodio no son lo mismo, por cada gramo de sal, estaremos consumiendo aproximadamente 0.4g de sodio, es decir que al consumir 5g de sal (1 cucharadita) estarás consumiendo el requerimiento diario de sodio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la ingesta de sal diaria no sea mayor a 5 gramos, para un adulto. Esto quiere decir que el consumo de sodio debe ser de 2 gramos al día. Eso se debe ir reduciendo de acuerdo a como disminuye la edad, es decir que los niños deben consumir menos que los adultos. Cabe recordar que estas son recomendaciones generales, considerando a individuos con una salud óptima.

En el caso de los niños menores de siete años, se recomienda un consumo de menos de 3 gramos, para niños entre 7 y 10 años, 4 gramos, y a partir de los 10 años a la adolescencia, el consumo no debe sobrepasar los 5 gramos de sal.

El consumo de sodio también varía de acuerdo al estado de salud de las personas, por ejemplo, una persona sana, con buena condición de salud puede consumir un poco más de sodio que una persona que padece hipertensión. Esto se debe a que las personas que padecen esta enfermedad son susceptibles a cambios en la presión arterial con mayor facilidad al consumir más sodio en su dieta.


Hay personas que asocian el consumo de sal directamente con padecimientos como la hipertensión arterial, sin embargo, esto no es así, pues ahí influye los excesos de sodio en la dieta.

Algo muy importante a tener en cuenta es que el consumo de sodio no sólo proviene de la sal, que le añadimos a nuestros alimentos. Es importante saber que cada alimento contiene cierta cantidad de sodio en su interior y se debe contabilizar dentro de la recomendación de consumo.

Un dato interesante sobre el consumo de sodio, es que actualmente el sodio proviene en su mayoría de alimentos envasados, encurtidos, enlatados o procesados provenientes de la industria que producen alimentos catalogados como comida rápida.

En conclusión.

El patrón de una dieta saludable debe estar enfocado en consumir agua suficiente, frutas, verduras, aceites, frutas secas, variedad de carnes magras, minimizando las bebidas azucaradas y carbohidratos refinados.

En lo referido a la sal, una cosa es que la sal ayude a que nuestro organismo cumpla adecuadamente sus funciones y otra, que se abuse de su consumo. Para aprovechar todos sus beneficios y no dañar nuestra salud, te recomendamos consumir 5 gramos de sal al día.

.


HABLEMOS DE ALERGIAS ALIMENTARIAS

                       con el asesoramiento de la Dirección de Bromatología
                                Ministerio de Salud la Provincia de Neuquén 

La prevalencia de éste tipo de alergia es del 5% en la población general. Las alergias y las intolerancias alimentarias pueden cursar con síntomas similares, pero se trata de dos afecciones que difieren considerablemente entre sí, por lo que resulta importante definir la diferencia entre Alergia Alimentaria e Intolerancia

¿En qué se diferencian? En la participación o no del sistema inmunitario. Las intolerancias pueden hacer que una persona se encuentre mal, pero las alergias alimentarias, no solo pueden hacer que alguien se encuentre mal, sino que pueden ocasionar reacciones de riesgo fatal.


Una Intolerancia Alimentaria es cuando: El organismo de la persona no puede digerir correctamente determinada parte de un alimento, el alimento irrita su sistema digestivo. Está causada por déficits enzimáticos que impiden la correcta digestión o absorción de nutrientes.

Entre los síntomas de la intolerancia alimentaria, se incluyen los siguientes: náuseas, gases, retorcijones abdominales, diarrea, irritabilidad, nerviosismo y/o dolor de cabeza.

Una intolerancia alimentaria frecuente es la intolerancia a la lactosa. Es importante tener en cuenta que la intolerancia alimentaria a la lactosa, con el tratamiento adecuado, se puede revertir con el tiempo ya que se desarrollan enzimas para su absorción intestinal.

Una alergia alimentaria es cuando: El sistema inmunitario del organismo, que normalmente lucha contra las infecciones, interpreta que determinada parte de un alimento es un invasor. Esto provoca una respuesta desproporcionada por parte del sistema inmunitario, la reacción alérgica, en la cual el organismo libera una serie de sustancias químicas (como la histamina).

¿Qué es la Enfermedad Celíaca?  El caso de la celiaquía es especial, porque es una intolerancia mediada por el sistema inmune. Se la define como una enfermedad sistémica de base inmunológica, que se manifiesta por la intolerancia al Trigo, Avena, Cebada y Centeno en personas predispuestas genéticamente, que provoca una alteración intestinal con consecuencias en la digestión y absorción de nutrientes.

Si queres saber más de la Celiaquía: http://puntosaludable.redsalud.gob.ar/?p=5248

RESPODAMOS ALGUNAS PREGUNTAS SOBRE LAS ALERGIAS ALIMENTARIAS


¿Cuáles son los síntomas?

Ante la ingesta de un alimento en una persona alérgica al mismo se puede producir:

• Erupción, enrojecimiento y picores generalizados de la piel.

• Congestión nasal, picor, sensación de obstrucción, estornudos y lagrimeo de los ojos.

• Náuseas, vómitos, calambres abdominales y diarrea.


¿Son peligrosas las alergias alimentarias?

Las alergias alimentarias son peligrosas, ya que en algunos casos pueden provocar la muerte tras reacciones anafilácticas. Los síntomas relacionados con la gravedad de la reacción alérgica son:

• Sensación de ahogo, ronquera, opresión en la garganta, dificultad para tragar.

• Pitidos o silbidos inspiratorios, dificultad para respirar, sensación de opresión del pecho.

• Picores, sensación de hormigueo generalizado en manos, pies, cuello y garganta.

Estos síntomas se pueden producir de forma inmediata y su evolución puede ser muy rápida desde minutos de la ingesta hasta 1 hora constituyendo una emergencia médica y requiriendo de un tratamiento inmediato con adrenalina.


¿Cuáles son las alergias más frecuentes?

Las alergias más frecuentes son las que aparecen en la primera infancia cuando se inicia la incorporación de los alimentos sólidos a la dieta tras la lactancia.

• Antes del año de edad pueden verse con frecuencia alergia a la leche de vaca y al huevo.

• Entre 1 y 2 años de edad pueden presentarse las alergias a soja, cereales, pescados.

• En mayores de 2 años se ven con más frecuencia alergias a frutas, legumbres, cereales y frutos secos, entre otros.

En general las alergias alimentarias son de por vida, en algunos casos como la alergia al huevo o a la leche de vaca pueden desaparecer entre los 2 a 4 años de edad.


¿Cuáles son los alimentos que pueden producir alergia?

Existe un gran número de alimentos con potencial alergénico, sin embargo, sólo ocho son los que provocan aproximadamente el 90% de las reacciones. A este grupo se los conoce como los “grandes 8”, y son: Leche, Huevo, Pescados, Mariscos, Maní, Soja, Trigo y Frutas Secas (nueces, avellanas, almendras, etc.).

Las proteínas de la leche de vaca: Caseína, caseína de cuajo, caseinatos, lacto albúmina. Suele aparecer en el primer año de vida.

La proteína del huevo: Ovoalbúmina, se utiliza con frecuencia en la industria alimentaria y repostería como producto aditivo, conservante, estabilizante, colorante de alimentos, sabores artificiales, en panificación, pasta, helados, merengues, mazapán, bombones, turrones, etc.

Suelen ser parte de excipientes o diluyentes en preparados como medicamentos. También pueden prepararse vacunas (sarampión, paperas, rubeola) cultivándose los virus en cultivos de embriones de pollo.

Con frecuencia la alergia al huevo se asocia con la alergia a la proteína de la leche de vaca.

Maní y Frutos secos: maní, nueces, almendras, avellanas, pistachos, aceites o derivados.

Proteínas de pescados: Son alergias frecuentes en niños y adultos. Es más frecuente la alergia a pescados blancos (merluza, lenguado, dorada, lubina, trucha, etc) que azules (besugo, salmón, sardina, boquerón, etc.). Pueden dar alergias por inhalación los vapores que se desprenden de la cocción o frituras del pescado.

Mariscos: Tanto los mariscos crustáceos como langosta, langostino, cigala, percebe; como los moluscos: mejillón, almeja, ostra, calamar, sepia, pulpo, caracoles pueden producir reacciones alérgicas graves. También pueden dar alergia por inhalación los productos que se desprenden de la cocción.

Soja: porotos enteros, brotes, harina de soja, proteína de soja, tofu, concentrados, aislados y texturizados de soja, lecitina de soja, etc.


Otros alimentos:

• Cereales como trigo, avena, cebada, centeno, la alergia se produce a un compuesto común llamado gluten.

• Frutas como la cereza y familia de las rosáceas (cereza, ciruela, frutilla, pera, manzana). El kiwi, la banana o el ananá pueden ser responsables de alergias también.

• Legumbres como lentejas o garbanzos pueden ser causa de alergias.

Con frecuencia coexisten alergias a frutas, frutos secos y legumbres.

Aditivos alimentarios, como los Sulfitos, que funcionan como Conservador / Antioxidante / Mejorador de harinas, se declaran en las etiquetas de los alimentos con el formato INS + número específico (INS 220, INS 221, etc.).

En determinadas concentraciones, pueden ser responsables de alergias alimentarias o provocar la liberación de sustancias inflamatorias dando cuadros de calambres abdominales, erupciones cutáneas, obstrucción bronquial no de origen alérgico, pero indistinguibles de las reacciones alérgicas.


¿Cómo se diagnostica?

No existe una prueba perfecta para confirmar o descartar una alergia alimentaria. Tu médico considerará varios factores antes de hacer un diagnóstico. Algunos de estos factores son los siguientes:

Tus síntomas. Cuéntale al médico los antecedentes detallados de tus síntomas (qué alimentos y qué cantidad de ellos parecen causarte problemas).

Tus antecedentes familiares de alergias. También proporciona información sobre los miembros de tu familia que tengan alergias de cualquier tipo.

Una exploración física. Un examen minucioso puede ayudar a identificar o descartar otros problemas médicos.


Una prueba cutánea. Una prueba cutánea con punción puede determinar tu reacción a un alimento en particular. En esta prueba, se coloca en la piel del antebrazo o la espalda una pequeña cantidad del alimento que se sospecha.

Luego, un médico u otro profesional de salud pinchan la piel con una aguja para que pase una pequeña cantidad de la sustancia debajo de la superficie de la piel. Si eres alérgico a la sustancia que se está probando, te aparecerá un pequeño bulto o una reacción. Debes tener en cuenta que una reacción positiva a esta prueba no es suficiente para confirmar una alergia alimentaria.

Análisis de sangre. Un análisis de sangre puede medir la respuesta del sistema inmunitario a ciertos alimentos, ya que mide los niveles de un anticuerpo relacionado con las alergias conocido como inmunoglobulina E (IgE).

Dieta de eliminación. Es posible que te pidan que elimines durante una o dos semanas los alimentos sospechados y que luego los reincorpores a la dieta de a uno por vez. Este proceso ayuda a vincular los síntomas con alimentos específicos. No obstante, las dietas de eliminación no son un método infalible.

No se puede determinar con una dieta de eliminación si la reacción a ciertos alimentos es verdaderamente una alergia o una sensibilidad a esos alimentos.

Prueba de provocación oral con alimentos (desafío). Durante esta prueba, que se realiza en el consultorio del médico, te darán pequeñas cantidades del alimento que se sospecha que te provoca los síntomas y se irán aumentando. Si no tienes una reacción durante esta prueba, es posible que puedas incorporar el alimento a tu dieta nuevamente.


¿Qué medidas puedo tomar para evitar las alergias alimentarias?

• Lea todas las etiquetas de los alimentos envasados antes de utilizarlos en las comidas. La declaración de alérgenos en alimentos se realiza a continuación del listado de ingredientes del alimento. Esta declaración se efectúa con el formato CONTIENE (alérgeno) / PUEDE CONTENER (alérgeno) en mayúscula y negrita.


• Lea los prospectos de medicamentos y vacunas en los apartados de excipientes.

• Es recomendable la lactancia hasta los 6 meses, evitando introducir alimentos sólidos antes de lo recomendado.

• Es recomendable introducir lácteos y derivados lácteos, correspondientes a otras especies, luego de los 12 meses de vida.


DIA INTERNACIONAL DE LA CELIAQUIA

El 5 de mayo, ha sido declarado el Día Internacional de la Enfermedad Celiaca, con el objetivo de realizar difusión de las características de esta condición, para mejorar su diagnóstico y así mejorar la calidad de vida de las personas celiacas.


¿Qué es la Enfermedad Celíaca?  

Se la define como una enfermedad sistémica autoinmune, que se manifiesta por la intolerancia al Trigo, Avena, Cebada y Centeno en personas predispuestas genéticamente, que provoca una alteración intestinal con consecuencias en la digestión y absorción de nutrientes. 

En Argentina se estima que 1 de cada 167 adultos, son celiacos y entre los niños la prevalencia es de 1 cada 79. Se puede manifestar en cualquier edad.

Los síntomas más comunes son:

• Diarrea crónica, distensión abdominal, dolor abdominal, alteración del crecimiento, baja talla.

• Anemia y otras alteraciones hematológicas.

• Artralgias, cefaleas, alteraciones del carácter.

• Alteraciones del esmalte dental, aftas bucales.

• Abortos a repetición, menarca tardía, infertilidad.

• Osteoporosis, Osteopenia.

El diagnóstico se realiza a través de un análisis de anticuerpos específicos y se completa con una biopsia intestinal. El tratamiento consiste en realizar Dieta Sin Gluten, en forma permanente, lo cual permite la recuperación de las vellosidades intestinales y la desaparición de los síntomas.


La Dieta Sin Gluten se basa en 2 premisas básicas:

• Elegir alimentos naturalmente libres de gluten y evitar los derivados de Trigo, avena, cebada y centeno

• Evitar los alimentos que tengan aditivos con gluten y evitar la contaminación cruzada con gluten.

En estos últimos años se están presenciando importantes avances en varios aspectos, tanto en el conocimiento de las características tan variadas de presentación de la Celiaquía, como en la creciente oferta de alimentos libres de gluten y de opciones libres de gluten en el ámbito gastronómico como forma de inclusión social. El marco legal a nivel Nacional ha sido determinante en este progreso la creación del Programa Nacional de Detección y Control de la Enfermedad Celiaca en el año 2007 en el Ministerio de Salud de la Nación, la aprobación de la Ley Celiaca 26588 en el año 2009 y su modificación con la Ley 27196 en el año 2015, las adhesiones provinciales y ordenanzas que han complementado y facilitado las implementaciones locales.

En nuestra provincia, GIAPaCeN – Grupo Interinstitucional de Atención al Paciente Celiaco de Neuquén-, creada por disposición 1161/12, es el responsable de desarrollar las actividades de capacitación y difusión a profesionales, celíacos, personal de escuelas, gastronómicos, considerándolos eslabones fundamentales para seguir mejorando el diagnóstico, el tratamiento y las posibilidades de inclusión social. Está integrado por personal del Ministerio de Salud, Desarrollo Social, Educación e Instituto de Seguridad Social de Neuquén, con presencia de profesionales de diferentes localidades de la provincia.

Este año, desde GIAPACEN, nos unimos al lema de la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) que ha declarado al 2021 como el Año Internacional de las Frutas y Verduras.

Destacamos que las frutas y verduras son alimentos naturalmente libres de gluten  y no solo eso, sino que son fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Su consumo diario ayuda a prevenir enfermedades como obesidad, diabetes, cáncer y a mantener un peso saludable. La fibra  contribuye a generar sensación de saciedad, mantener el buen funcionamiento intestinal, los niveles de colesterol y glucosa (azúcar) en sangre.

La Guía Alimentaria para la Población Argentina (GAPA) aconseja consumir a diario 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores, preferentemente crudas y con cáscara para aprovechar sus nutrientes.  Este grupo de alimentos ocupa casi la mitad de la gráfica de la GAPA, destacando la importancia de aumentar su consumo.

Se propone que las verduras sean parte de almuerzos y cenas a través de preparaciones sencillas como guisos, sopas, estofados, tartas, ensaladas, tortillas, milanesas, etc. En cuanto a la fruta, el objetivo es incluir alrededor de 3 al día y pueden ser parte de desayunos y meriendas, pueden ser consumidas entre horas o constituir el postre de almuerzo y cena. Las frutas y verduras de estación y más aún producidas localmente contienen más proporción de nutriente

Autora: Lic. Fabiana Echevarría - Coordinadora de GIAPaCeN 


CONSTRUYENDO UN ENTORNO LABORAL SALUDABLE

Estar sano es más que simplemente no estar enfermo, es experimentar un bienestar personal y relacional en los diversos ámbitos de nuestra vida. Como gran parte de nuestra vida transcurre en el trabajo, te proponemos crear un entorno que no solo no te enferme, sino que te ayude a sentirte mejor.

Un lugar de trabajo saludable es un ámbito de trabajo o de estudio que promueve el bienestar familiar y social de los trabajadores y usuarios, a través de la protección de riesgos físicos, ambientales y psicológicos, estimulando su autoestima y el control de su propia salud y del ambiente.


¿Cómo lograr un entorno laboral saludable?:

• El Teniendo un ambiente libre de humo de tabaco.

• El Realizando acciones de comunicación para la promoción de la salud de acuerdo a la problemática y necesidades de sus trabajadores.

• El Promoviendo la actividad física de sus trabajadores.

• El Asegurando que los refrigerios, comedores, buffets y kioscos del establecimiento cuenten con una oferta de alimentos saludables.

• El Asegurando que todos los trabajadores tengan libre acceso a agua segura.


EL TRABAJO EN TIEMPOS DE PANDEMIA

La emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19 cambio la realidad laboral, el aislamiento, la presencia del virus, el temor al contagio, la incertidumbre y crisis económicas son algunos de los factores que están ocasionando diversos trastornos en el trabajo y la vida en general.

El punto de partida para crear un entorno laboral saludable es conocer cuál es el estado del entorno a través de la percepción de todos, tanto trabajadores como directivos, así como las sugerencias que estos tengan para mejorar el entorno.

Para potenciar un entorno laboral saludable en tiempos de pandemia hay que tener en cuenta primero cómo es el ambiente físico de trabajo, un trabajador siempre hará mejor su papel si desarrolla su actividad en un lugar que esté bien ventilado e iluminado. Y, además, durante la COVID-19, es conveniente contar con un espacio con suficiente distancia social.

Pero no solo hay que tener en cuenta la salud física, sino que también hay que tener presente el ambiente psicosocial del trabajo. En ese sentido, hay que incluir las actitudes, creencias y prácticas de las personas en su lugar de trabajo, ya que eso es también lo que genera un ambiente positivo a nivel laboral.


¿Qué hacer durante el teletrabajo?

La situación sanitaria actual ha abierto un nuevo escenario que hasta antes muchos no imaginaban: la posibilidad de que los trabajadores puedan desempeñar su labor también en casa. Contrariamente a lo que muchos imaginan, teletrabajar no solo consiste en disponer de un ordenador, el teletrabajo también exige hábitos saludables para que la experiencia de trabajar en casa sea fructífera y productiva para ambas partes.

Trabajar desde casa no es sinónimo de descontrol, sino que debe asociarse a una rutina, en casa es aconsejable seguir manteniendo el mismo horario de trabajo.

Disponer de un lugar agradable para teletrabajar es también un plus. Aquí es el propio trabajador el que tendrá que establecer límites, no es lo mismo trabajar en la cocina que hacerlo en un escritorio. Conviene buscar una habitación específica en la que el trabajador pueda disponer de una mesa y una silla apropiada, además de todas las cosas que se necesiten para hacer su trabajo.

Por último, es aconsejable incorporar los hábitos laborales y el horario a la nueva rutina. Todo esto será lo que conseguirá que se trabaje en un entorno lo más saludable posible.