VERANO – CONSEJOS PARA UNA ALIMENTACION SALUDABLE

El calor, los días largos, y las actividades al aire libre marcan el verano, para muchos sinónimos de desconexión y descanso.

En general el verano es para descansar y decirle adiós a la rutina, es muy frecuente saltarse comidas y llevar un horario desordenado. Por lo que es importante estar atentos a nuestros hábitos alimentarios, tenemos que lograr una rutina que favorezca una dieta sana, ordenada y completa.

En esta estación hay más variedad de frutas y verduras para cocinar más saludable, la dieta de verano debe hidratar, nutrir y refrescar. Es aconsejable que aporte un extra de sustancias antioxidantes para ayudar a proteger la piel del sol y aumentar nuestras defensas.

Te dejamos algunos consejos para que disfrutes del verano en modo saludable:Mantenete bien hidratado es fundamental, para esto te sugerimos consumir abundante agua. El exceso de calor y sudoración propios del verano hacen más fácil sufrir deshidratación, lo que es particularmente peligroso en el caso de los niñ@s y adultos mayores.

• Consumí verduras dos veces al día, en verano nos gusta consumir alimentos frescos, en nuestra cocina predominan las ensaladas, combina varias hortalizas. Es importante dar prioridad a estos alimentos ya que nos aportan agua, fibra, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y antioxidantes.

• No te pueden faltar los vegetales de color rojo, amarillo o naranja, ricos en betacarotenos y otros antioxidantes. No te olvides de las zanahorias, calabaza, morrón rojo, melón, y espinacas (verde oscuro por su alto contenido en ácido fólico), es importante ¡dale mucho color a tu dieta!.

• La fruta es imprescindible, hay que consumir al menos tres por día. Nos ayuda a hidratarnos (contiene un elevado porcentaje de agua) y a mantener nuestras defensas, ya que aportan antioxidantes. Nos dan vitaminas, minerales y fibra.

• Pan y cereales integrales, si vas a comer al aire libre lo mejor es que optes por el pan integral para los sándwiches. Aporta más fibra, más vitaminas y más minerales que el pan blanco. Te sugerimos que optes por las versiones integrales de cereales, pasta, arroz, etc.

• No te olvides de las legumbres, son un alimento altamente recomendable, por su alto valor nutritivo y su contenido en fibra. En verano las ingerimos más en forma de ensalada, por eso te recomendamos consumirlas al menos dos veces por semana.

• Los helados siempre se consumen en verano. Vigila que no sustituyan a la fruta de postre, por eso te recomendamos que los tomes en cantidades moderadas.

• No te olvides que las bebidas alcohólicas, deshidratan, ojo con las azucaradas, no son saludables.

• La ingesta de líquidos en los lactantes cobra gran importancia en verano, más que nunca es necesario la lactancia a demanda, como así también aumentar la frecuencia de tomas. Es muy importante la hidratación de la mama (3 litros de agua por día).

• Preserva la cadena de frío de los alimentos, sobre todo en el verano. Cuando compres alimentos refrigerados, hay que tener en cuenta disminuir al máximo el tiempo entre la compra y la llegada a casa.

• Extrema la higiene al manipular los alimentos, por eso lavate las manos frecuentemente para evitar posibles intoxicaciones alimentarias.

En resumen, este verano, toma mucha agua y combina una buena alimentación con muchas frutas y hortalizas frescas con una correcta manipulación de alimentos. Lo más importante… ¡Disfrútalo!

No te olvides que estamos en tiempos de Covid-19, tene presente las normas de distanciamientos social, el uso de tapa bocas, lavado de manos y todas las normas de higiene correspondientes, tengamos responsabilidad social.


FIESTAS DE FIN DE AÑO, ¿COMO MANTENER LOS HABITOS SALUDABLES?

No es necesario abandonar el placer para cuidar nuestra salud en estas fiestas de fin de año. Es posible disfrutarlas sumando los hábitos saludables que nos acompañaron todo el año. Te dejamos algunos consejos para disfrutar de la Navidad y Año Nuevo.

No empieces antes de tiempo, ni la alargues más de lo normal. Cada vez es más frecuente alargar el periodo festivo, esto significa muchos más días de ingesta de alimentos poco saludables y excesivamente calóricos. El consejo es que evites comprar productos navideños fuera de los días señalados.

No abandones las rutinas. Es normal durante estas fechas realizar desarreglos con las comidas y ser sedentarios. Podes bajar la intensidad, pero es importante no abandonar totalmente los hábitos.

Si ya haces ejercicio de manera regular, no dejes que las fiestas y el estrés típico de la época te aleje de tu rutina, al contrario, tene presente que hacer ejercicio es tu momento del día para consentirte y cuidarte.

Si aún no haces ejercicio hacete un gran regalo de navidad y empeza ya, tu cuerpo y tu humor te lo agradecerán, además disfrutarás con menos ansiedad de las comidas.

No te saltes las comidas, no recurras al efecto compensatorio. Durante los días festivos solemos intentar compensar los excesos excluyendo o reduciendo excesivamente la ingesta durante el día. Esto suele provocar un efecto no deseado: cuando llegas a la comida señalada, llegas con tanta hambre, que va a costar saciarte y por tanto, vas a comer mucho más.

No tenes por qué comer todo. No consumas por encima de tu apetito ¡Contrólate!.

Sáciate con verduras y/o frutas. Normalmente son las grandes olvidadas. ¡Un error! que hará que tus comidas sean más calóricas de lo normal. No te olvides de ellas cuando elabores el menú.

Tene muy presente el agua, limita jugos y gaseosas. Ojo con el alcohol, esto no quiere decir que no te tomes una copa de vino, simplemente que este no desplace o elimine al agua de tu mesa. Reduce la cantidad de alcohol lo máximo posible. No te olvides ¡si tomas, no manejes!

Compras navideñas. Hace una lista, tómalo con calma, no lo dejes a última hora, evita las concentraciones en los comercios, usa barbijos y mantene la distancia.

Por último, pero no menos importante, no olvides el verdadero significado de esta época, prioriza, planea y en los eventos disfruta al máximo a tus seres queridos. ¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!


ADHERÍ AL MODO SALUDABLE, NO TE FRUSTRES MAS

Cuando oímos la palabra dieta a todos se nos viene en la mente una receta rígida. A la hora de perder peso generalmente buscamos hacer dieta, queremos conseguir la que asegure el éxito en el período más corto posible. Entendemos que la clave es seguirla a rajatabla, nada más lejos de la realidad, el factor clave del éxito no es disponer de la mejor dieta milagro, sino de entender el concepto de adherencia y aplicarlo.

Adherencia, significa mantener un cambio a lo largo del tiempo. Para tener éxito es indispensable aceptar e integrar un nuevo cambio de estilo de vida como algo que se va a adquirir. En otras palabras, metas fáciles con las que vamos a comprometernos.

La importancia de la adherencia, el verdadero éxito radica en, lograr y mantener en el tiempo un peso sano y una condición física saludable.

Los tratamientos que a la vista son «efectivos» porque permiten perder mucho peso en poco tiempo, no son en realidad exitosos, incluyen acciones estrictas, inflexibles y por ello, insostenibles en el tiempo, es decir, no generan adherencia.

Las dietas estrictas y los estímulos físicos excesivos ayudan a quitarnos muchos kilos de encima en poco tiempo, pero hacen que no tengamos una adaptación metabólica, dando por consecuencia que al dejarlos tengamos un efecto rebote, y por ello, es imposible mantener el peso perdido, lo cual demuestra la falta de éxito del tratamiento.

Las fluctuaciones de peso no son sanas en absoluto, perjudican al organismo tanto por dentro como por fuera y nos desmotivan poco a poco al mismo tiempo que resienten nuestro metabolismo y por ello, nos preparan para un mal pronóstico al volver intentar un nuevo tratamiento para lograr un peso saludable.

En la adherencia radica el éxito, si sos capaz de obtener un peso saludable y sostener las conductas en el tiempo, también será muy probable que nuestro cuerpo pueda mantenerse en un peso adecuado a largo plazo, minimizando el riesgo de recuperar el peso perdido.


COMO LOGRAR ADHERENCIA

Si queremos lograr un peso saludable, cómodo y sostenible en el tiempo es fundamental entonces lograr adherencia al modo saludable. Los factores que te ayudarán son:

Restringir calorías con moderación. Aunque el déficit calórico es necesario para adelgazar, lo recomendable es reducir en promedio 500 Kcal diarias. Si se quitan 1500 Kcal y la persona está habituada a consumir 3000 debemos considerar que tendrá que restar la mitad de lo que estaba consumiendo, algo muy difícil de lograr y probablemente insostenible en el tiempo.

646387290

Tener una alimentación variada y de calidad. Da una propuesta más flexible y protege la salud, no genera riesgos y por lo tanto, se vuelve más sencillo el mantenerlo a largo plazo. Para perder peso no sólo debemos mirar calorías, es más importante atender a la calidad de lo que comemos.

Amplia tus posibilidades de ser activo. La clave es establecer una propuesta progresiva para generar el habito de actividad física. Siempre propone objetivos a corto plazo, que se ajusten a tus características y necesidades.

Tener un entorno saludable y seguro. Nuestra familia o quien vive con nosotros comparten nuestras comidas e incluso, nos incentivan a movernos más y comer mejor, el apoyo de quienes nos rodean resulta clave para lograr adherencia.

Un tratamiento guiado por un profesional. Nos brindara un tratamiento adecuado a las particularidades de quien la busca, considerando costumbres previas, enfermedades o condición biológica, posibilidades, nivel de actividad física, entre otras características que resultan clave para lograr adherencia.


Los errores que no debes cometer son:

• Acudir a una dieta milagro, de moda, de revista o que nos pasó nuestro amigo.

• Utilizar sustitutos de comida para no tener que cocinar ni pensar en qué comer mientras buscamos perder peso.

  • Fijar objetivos poco realistas o inalcanzables que nos desanimen al poco tiempo de haber comenzado.

• Sacrificar vida social a causa del tratamiento.


La adherencia o el mantenimiento de conductas a largo plazo, es el factor más importante para lograr una Vida Saludable.


LA MEJOR FORMA DE TRATAR UN ACV, ES QUE NO OCURRA

Mantener un estilo de vida saludable reduce el riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.

El no fumar, mantener un peso saludable, hacer ejercicio y llevar una dieta rica en frutas y verduras, tiene los mayores efectos sobre la prevención de un accidente cerebrovascular (ACV). No hay nada que pueda hacer la medicina que supere esto.

También, mantener el colesterol y la presión arterial en parámetros normales reduce significativamente el riesgo de accidente cerebrovascular. La mejor forma de prevenir un ACV, dicho de una forma simple, es que nos encarguemos de nuestra propia vida.

Estos consejos se aplican a todos los tipos de ACV, el isquémico, en el que un vaso sanguíneo del cerebro resulta obstruido; el no isquémico (hemorrágico), en el que un vaso rasgado sangra dentro del cerebro; y el accidente isquémico transitorio (AIT), un accidente cerebrovascular temporal que puede ser indicador de riesgo de uno más grave.


PEQUEÑOS CAMBIOS EN TU ESTILO DE VIDA – 7 PASOS

Ser activo + Tener una dieta saludable + Controlar el colesterol + Controlar el azúcar en sangre + Controlar la presión arterial + Mantener un peso saludable + no fumar = SALUDABLE.

4 (cuatro) Hábitos Saludables:

• Hacer Actividad física, 30 minutos por día, en niveles que promueva la salud cardiovascular.

• Llevar una dieta saludable, incorporar todos los días 5 porciones de frutas y verduras, aceites saludables, controlar la sal y evitar los alimentos ultra-procesados.

• Tener un Peso Saludable y No Fumar.

3 (tres) Paramentos Importantes:

• Tener un Colesterol total (en sangre) menor a 200mg/dL.

• Glucosa en ayuno (en sangre) menor a 100 mg/dL.

• Presión arterial 120/80 mm Hg.

Son siete factores de salud que pueden mejorar tu bienestar, súmalos en tu vida, vos podés detener un ACV antes de que comiencen. Empeza de a poco y sin complicaciones, hace un cambio hoy, y así ya estarás listo para otro mañana. Antes de que puedas darte cuenta, habrás dejado de tomar malas decisiones ¡y habrás comenzado a tomar decisiones de vida!


¿COMO MANTENER UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE EN PANDEMIA?

La pandemia del coronavirus (COVID-19) cambio la vida de todo el mundo. La escuela en casa, los adultos también, da por consecuencia que el cotidiano sea una odisea. La crianza de nuestros niñ@s, el trabajar en casa a tiempo completo, las responsabilidades hogareñas, hace que la pregunta ¿que comemos hoy? se convierta en un reto diario.

Para complicar aún más las cosas los problemas económicos por pérdida de ingresos, la complejidad a la hora de hacer las compras y las interrupciones en los sistemas de suministro de alimentos empeoran la situación.

Por estas razones, muchas familias están recurriendo a platos preparados y productos procesados para alimentar a su familia de forma rápida y barata. De aquí la importancia de reivindicar la alimentación casera, saludable y accesible, tenes que saber que hay alternativas prácticas y saludables que podés incorporar todos los días. Te dejamos algunos consejos para que tu familia pueda llevar una dieta variada y nutritiva que contribuya a establecer hábitos de alimentación saludables.


SEGUÍ COMIENDO FRUTAS Y VERDURAS

Comprar, almacenar y cocinar fruta y verdura fresca puede ser difícil durante un aislamiento, especialmente cuando se recomienda limitar las salidas del hogar. Sin embargo, en la medida de lo posible, es importante asegurarse de que nuestra dieta incluya una cantidad suficiente de frutas y verduras. Opta por frutas y verduras de estación, tu bolsillo te lo va a agradecer.

Siempre que tengas la oportunidad de conseguir productos frescos, hacelo. La fruta y la verdura también se puede congelar, y conserva gran parte de su sabor y sus nutrientes. Si utilizas verdura fresca para cocinar sopas, caldos u otros platos en grandes cantidades conseguirás que duren más y tendrás distintas opciones para varios días. Además, también podés congelar estos platos y recalentarlos rápidamente.


SI NO ENCONTRAS PRODUCTOS FRESCOS, CÁMBIALOS POR ALTERNATIVAS SALUDABLES

Los productos frescos son la mejor opción, pero cuando no están disponibles hay muchas alternativas saludables que podes almacenar y preparar fácilmente.

Las legumbres secas, aportan abundantes nutrientes, pueden almacenarse durante meses e incluso años, se pueden incluir en tus platos de diversas formas.

Las latas de atún, jurel, caballa al natural, son ricos en proteínas, ácidos grasos omega 3 y una variedad de vitaminas y minerales. Podes utilizarlos en frío, como, por ejemplo, en sándwiches, ensaladas o platos de pasta, o también añadirlos a platos calientes.

Las verduras congeladas, suelen contener menos vitaminas que los productos frescos, pero son una buena alternativa si te cuesta encontrar productos frescos.

Los alimentos deshidratados, como los orejones de durazno, ciruelas, manzana y damasco son buena opción, te conviene hidratarlos y hacer una rica compota.


RESERVA SNACK SALUDABLES

Niñ@s y adultos picoteamos durante el día, en lugar de usar dulces o snack salados pocos saludables, opta por opciones más saludables como frutos secos, queso, yogur (descremado), fruta troceada o deshidratada u otras opciones saludables. Estos alimentos son nutritivos, sacian más y contribuyen a crear hábitos saludables para toda la vida.


LIMITA LOS ALIMENTOS ULTRA-PROCESADOS

Aunque no siempre será posible utilizar productos frescos, intenta limitar la cantidad de alimentos ultra-procesados. Las preparaciones listas, los platos preparados y los postres envasados suelen tener un alto contenido de grasas saturadas, azúcares y sal.

Trata de evitar las bebidas azucaradas y, en su lugar, bebe agua abundante. Una buena forma de aportarle más sabor al agua es hacer aguas saborizadas naturales, al agua agregarle frutas o verduras, como limón, naranja, rodajas de pepino o manzana.


FOMENTA LA COMENSALIDAD Y LA COCINA CASERA

Cocinar y comer todos juntos es una forma excelente de crear rutinas saludables, fortalecer los lazos familiares y divertirse. Siempre que sea posible, invita a tus hijos a participar en la preparación de la comida: los más pequeños pueden ayudar a lavar o a organizar los alimentos, mientras que los mayores pueden asumir tareas más complejas y ayudar a poner la mesa.

En la medida de lo posible, intenta establecer horarios para comer en familia. Este tipo de estructuras y rutinas pueden contribuir a reducir la ansiedad de los niños en estas situaciones de estrés.


LA LACTANCIA MATERNA, SIEMPRE ES LA MEJOR OPCIÓN

La lactancia materna es el inicio de la alimentación saludable, tiene que ser exclusiva hasta los 6 meses y durar hasta los 2 años. Las mujeres que padecen COVID-19 pueden seguir amamantando a sus hijos si lo desean. No obstante, deben cuidar la higiene respiratoria mientras lo hacen, llevando una mascarilla siempre que puedan, lavándose las manos antes y después de tocar al bebé y limpiando y desinfectando repetidamente las superficies que hayan tocado.


MANTENE LA HIGIENE DE LOS ALIMENTOS

No se ha demostrado que la COVID-19 pueda contagiarse por el contacto con los alimentos o sus envases. Sin embargo, siempre es importante mantener una buena higiene al manipular la comida para evitar cualquier enfermedad transmitida por los alimentos. 

Seguí las cinco claves de la OMS para la inocuidad de los alimentos:

• Mantene la limpieza.

• Separa los alimentos crudos de cocidos.

• Cocina completamente los alimentos.

• Mantene los alimentos a temperaturas seguras.

• El Usa agua y materias primas seguras.


Una alimentación saludable es muy importante durante la pandemia de COVID-19. Lo que comemos y bebemos puede afectar a la capacidad de nuestro organismo para prevenir y combatir las infecciones y para recuperarse de ellas.

Aunque ningún alimento ni suplemento dietético puede prevenir ni curar la COVID-19, una alimentación saludable es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. La alimentación adecuada también puede reducir la probabilidad de aparición de otros problemas de salud como la obesidad, las enfermedades del corazón, la diabetes y algunos tipos de cáncer.


DEFINICIÓN DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE – NQN

Categoría: HÁBITOS SALUDABLES

Es el tipo de alimentación que proporciona la combinación adecuada de energía y nutrientes, a través del consumo de diferentes grupos de alimentos en suficiente cantidad y calidad. Siendo apetecible, aceptada culturalmente y accesible.

Para hablar de alimentación, tenemos que tener en cuenta que la misma es consecuencia de la interacción de múltiples factores, de los que se destacan, los sociales, políticos, económicos, culturales y científicos. Estos son procesos que no están aislados ni son independientes, se relacionan unos con otros. En síntesis, la elección de que comer a nivel individual y poblacional es el resultado de la interacción entre el medio físico, espiritual, biológico, económico y social.

Por todo lo anteriormente descripto decimos que la Alimentación es un fenómeno social, que sólo puede ser explicado entendiendo que se trata de una estructura de alto grado de complejidad, como lo son los hechos humanos, donde entran en acción una elevada cantidad de variables, con fuertes interacciones entre ellas. Por lo tanto, se trata de un fenómeno multidimensional y multicausal que trasciende y desborda la competencia estrictamente médica, relacionándose además de la biología y la psicología, con la economía y la política, resultando un asunto individual y colectivo al unísono.

Una alimentación saludable no se trata solo de indicaciones dietéticas, poco realista, o de privarse de los alimentos que gustan. Se trata de sentirse bien, tener más energía, y mantener el estado de ánimo adecuado.

Tenemos que tener en cuenta que las necesidades de nutrientes y energía varían con la edad, el sexo, la actividad física y, momento biológico. Y que los hábitos alimentarios y las tradiciones varían en las diferentes zonas de Neuquén, no nos olvidemos de la disponibilidad de alimentos y las costumbres alrededor de los mismos. Entender y respetar estas premisas va a dar como resultado la aceptación, accesibilidad y adherencia.

En base a todo lo descripto, no existe una alimentación “ideal” adecuada para todos, ya que las necesidades nutricionales y los entornos son muy variables. La alimentación saludable, debe basarse en patrones locales, usando alimentos disponibles y respetando la cultura.

Todos necesitamos una alimentación saludable para sentirnos bien y disminuir el riesgo de enfermedades crónicas. Una dieta saludable, junto con no fumar y ejercicio físico regular puede disminuir la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares, metabólicas y varios tipos de cáncer.

La alimentación saludable se caracteriza por ser suficiente, moderada, equilibrada y variada. Suficiente porque proporciona la energía, nutrientes y fibras para mantener la salud de una persona.  Equilibrada porque facilita la combinación justa de alimentos aportando todos los nutrientes necesarios. Moderada porque provee las cantidades adecuadas de alimentos para mantener un peso saludable y optimizar los procesos metabólicos del cuerpo. Variada porque incluye alimentos de distintos grupos.

Es importante destacar que ningún alimento, o grupo de alimento por sí solo contiene todos los nutrientes que necesitamos para estar sanos. Al introducir en la dieta alimentos variados, de todos los grupos se aumenta la probabilidad de consumir todos los nutrientes esenciales.

Para favorecer una alimentación adecuada y generar comportamientos alimentarios más equitativos y saludables, a nivel nacional se ha desarrollado un instrumento educativo para la población en general, “Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA)”. La cual se complementa con una representación gráfica, que la simboliza de forma esquemática, agrupando los alimentos en categorías de acuerdo a su componente principal en cantidad, indicando cuáles alimentos o grupos de alimentos se deben comer más o menos frecuentemente.

Es importante promover el instrumento nacional de Referencia GAPA, en todo el territorio neuquino generando adecuaciones locales, según sus regiones, con el fin de respetar los alimentos disponibles, teniendo en cuenta las prácticas culturales, condiciones económicas y problemas locales de salud.

Este mismo criterio se debe llevar a cabo con las GAPI “Guías Alimentarias para la Población Infantil”, adecuación de las GAPA, teniendo en cuenta que los niños constituyen una población que necesita consejos específicos.

Se debe poner énfasis en que el inicio de la alimentación saludable es la Lactancia Materna. LA LECHE HUMANA es un fluido vivo que se adapta a los requerimientos nutricionales e inmunológicos del niño, según la etapa de maduración y desarrollo de sus órganos. La Lactancia materna contribuye al desarrollo sostenible porque es una forma de alimentación económica, ecológica, que previene enfermedades y garantiza el desarrollo psíquico, físico e intelectual de niñas y niños.

La OMS recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, es el único período en que un solo alimento es la única fuente de nutrición, a partir del sexto mes se aconseja, la incorporación de alimentos apropiados y seguros para la edad, manteniendo la lactancia materna hasta los 2 años o más.

En conclusión, la alimentación saludable es aquella que aporta todos los nutrientes esenciales y la energía que cada persona necesita para mantenerse sana. La   variedad, adecuación, accesibilidad y aceptación son características indispensables que debe incluir y respetar.


JÓVENES Y SALUDABLES

¿CÓMO? ¿POR QUÉ? Y LO MÁS IMPORTANTE: ¿PARA QUÉ?

Ser saludable no es hacer una dieta para el verano, no es ir al gimnasio, no es contar calorías, no es comer “verde” o claras de huevo… Un estilo de vida saludable es una actitud constante de autocuidado y respeto a nuestra salud. Dentro de este estilo de vida cada persona tiene el derecho de recibir información para la toma de decisiones, y así, ser capaz de elegir qué es lo que quiere o necesita, por lo que la educación tiene un papel fundamental. Por eso nos interesa que puedas leer esta columna, con nuestras recomendaciones.

¿Queres ser vegano, runner, crossfitero, llevar una dieta detox, tomar jugos verdes o subir tus progresos a Instagram?  Llevar un estilo de vida saludable no es una moda, ni nada temporal. Se trata de principios básicos que le podés añadir lo que más te guste: ya sea no consumir alimentos animales, salir a correr todos los días, trabajar tu musculatura o llevar una alimentación libre de tóxicos.

SON TRES LOS PRINCIPIOS BÁSICOS DEL ESTILO DE VIDA SALUDABLE:

Entrena tu ALIMENTACIÓN: para que esta sea equilibrada, variada, suficiente y adaptada a tus necesidades. Sé responsable con lo que compras, cocinas y consumís.

Entrena tu CUERPO: mantené una vida activa y realiza ejercicio físico de forma habitual. Cuida tu cuerpo por dentro y por fuera, porque solo tenemos uno.

Entrena tu MENTE: encontrá los intereses y gustos que te motiven a cambiar hacia hábitos saludables, no dudes en consultar a profesionales de la salud.

En estos principios tenemos que poner toda nuestra atención, pero no hay que olvidar que vivimos rodeados de otros factores que afectan directamente al control de nuestra vida, como lo son el bombardeo publicitario y la oferta excesiva de alimentos poco saludables (gaseosas, fast food, snacks…), los desarreglos emocionales, fruto de sentimientos como la culpabilidad, el culto al cuerpo y los estereotipos irreales, el ocio, la cultura gastronómica y los hábitos sociales que giran en torno a la mesa, el sedentarismo, el estrés… y un largo etcétera.

La búsqueda del bienestar es el objetivo común de todas las personas, por lo que una herramienta fundamental para conseguir un estilo de vida saludable y bienestar es adquirir hábitos en nuestras vidas que seamos capaces de controlar, es decir, entrenar los principios básicos: alimentación, cuerpo y mente. Para que así, otras circunstancias no afecten tanto a ese nivel de bienestar personal.

La juventud nos hace sumar a los movimientos más influyentes, queremos ser tendencia, pero también mostrarnos diferentes y únicos, tenemos esa capacidad de cambio o adaptación, pero es fundamental mantener algunos principios firmes y, en este caso, el concepto que perseguimos es la promoción de la salud. Llevar un estilo de vida saludable es la forma que tenemos para cuidarnos de los factores externos que son una amenaza para nuestra salud: problemas medioambientales, enfermedades tanto físicas como psicológicas, producción y seguridad alimentaria, factores socioeconómicos, costumbres y modas, modelos políticos y sociales, en definitiva, circunstancias más difíciles de controlar, pero que están en boca de todos y todas.

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo” dijo Gandhi y es ahí donde empieza el verdadero cambio, en tu propio estilo de vida, en ser consciente de por qué y para qué es importante adoptar conductas saludables.

(Fotos de archivo MSalud Nqn)


“INFANCIAS” CONSTRUYENDO UN CAMINO SALUDABLE

Aprovecha al máximo los primeros dos años

Inculcar hábitos saludables para niñ@s desde muy temprana edad, es una de las medidas preventivas más eficaces para mejorar las condiciones de salud a lo largo de la vida.

Los hábitos saludables para niñ@s se van formando con la repetición de comportamientos inducidos por el grupo familiar que los rodea. Una alimentación saludable, actividad física, controles médicos y odontológicos periódicos, esquema de vacunación completa, entre otros factores, son pilares que darán las bases para un estilo de vida saludable durante su crecimiento y adultez, logrando llegar a la vejez en las mejores condiciones.

El papel de los padres fomentando hábitos saludables para niñ@s, es fundamental, son ellos su modelo a seguir.

Los dos primeros años de vida de un niñ@ son importantes para el desarrollo del cerebro y para construir relaciones sanas. Este tiempo de vida del bebé lo prepara para tener un adecuado crecimiento y desarrollo. A continuación, consejos para iniciar el camino saludable.

LA ALIMENTACIÓN SALUDABLE COMIENZA AHORA

• Estar atentos a la alimentación de tu bebe, va a ayudarte a vos y a tu hijo a desarrollar una relación saludable con la comida.

• Observar las señales de hambre y saciedad de tu bebé, responder sutilmente con cariño, creara una experiencia positiva.

• Los bebés que recibieron leche materna tienen más control sobre la alimentación, por lo que es menos probable que coman de más, tienen más probabilidades de tener un peso saludable al crecer.

• Alimentar a tu bebé con alimentos saludables y variados, da como resultado que no sean selectivos con la comida después.

• Los bebés forman sus preferencias de gusto a los 9 meses, por lo que es importante que desde el inicio de la alimentación complementaria se le ofrezca variedad de colores, texturas y sabores.

• Es más probable que tu bebé coma frutas y verduras si comienzas a dárselas desde el principio.

• Para prevenir las caries y la obesidad, los bebés y niñ@s pequeños no deben tomar jugo y/o bebidas azucaradas. La incorporación de estas bebidas a temprana edad, da menos posibilidades de que les guste beber agua al crecer.

LA IMPORTANCIA DE LA BOCA DEL BEBE

• Se debe crear el hábito de la higiene bucal desde los primeros días del nacimiento. Al principio limpiar la boca del bebe con una gasita o con un dedal de silicona todos los días en el momento del baño, por ejemplo. No es necesario usar pasta dental.

• Fomentar la lactancia materna: esto favorecerá el desarrollo armónico de los músculos y huesos de la cara lo que permitirá en el futuro que los dientes tengan lugar adecuado para ubicarse.

• La mamadera está desaconsejada, pero si es el único recurso para la alimentación elegir tetinas anatómicas con un agujerito pequeño para que el bebé al succionar estimule los músculos masticadores.

• A partir de los 6 meses enseñarle al bebe a utilizar vaso, taza y no mamaderas; ofrecer agua y alimentos sin azúcar agregada. Comenzar con los controles odontológicos, y luego realizarlos cada 6 meses.

• A partir del año de vida se puede utilizar un cepillo dental pequeño sin pasta dental.

LOS BEBES ACTIVOS SE VUELVEN NIÑ@S ACTIVOS

i Los bebés y los niñ@s pequeños necesitan juegos activos para crecer saludables!

Muchos niñ@s pequeños no tienen suficiente juego activo. Pasar demasiado tiempo en cochecitos y asientos de seguridad puede provocar retrasos en su desarrollo físico (es decir, pueden tardar en sentarse solos, gatear, o caminar, entre otras cosas).

En las primeras etapas de la vida de un niñ@ el movimiento es el modo de expresión. Por lo que su vía de comunicación con el entorno, es a través de la exploración, apropiación y adaptación al mundo externo.

El bebé se irá desarrollando con la posibilidad de moverse en libertad. Partiendo de la posición sobre la espalda, irá cambiando progresivamente y por iniciativa propia, fruto de su maduración y experiencia.

En relación al juego, es importante el acompañamiento del adulto, respetar sus intereses, dejando que explore. Preparar el ambiente y el espacio propicio para su desarrollo, se sugiere ponerle ropa cómoda, sin cierres o botones, en lo posible descalzo.

Es conveniente el uso de juguetes fáciles de manipular y que estén a su alcance para poder explorarlos. Los juguetes pueden ser sencillos como paneras, bowls, tuppers, trapos de colores.

Aconsejamos no sentarlo antes de tiempo, tampoco hacerlo caminar llevado de los brazos, ni sacudirlo en el aire, le da inestabilidad.

El desarrollo postural libre tiene una gran importancia en las emociones, en los vínculos, en el pensamiento, en la captación del ambiente, en la construcción de su imagen y personalidad.

EL SUEÑO ES IMPORTANTE DESDE EL COMIENZO

Dormir suficiente ayuda a que tu hijo tenga una mejor salud mental, un sistema inmunológico fuerte y a mantenerse en un peso saludable.

Los bebés y los niñ@s se desarrollan mejor cuando tienen rutinas, un horario para dormir de noche y para tomar siestas, es importante comenzar de inmediato con hábitos saludables de sueño.

LOS HÁBITOS DE PANTALLA

Hoy es común que los niñ@s pequeños tengan acceso a un celular, tablet o vean televisión. Lo que da por consecuencia más posibilidades de tener sobrepeso, de dormir menos y de tener problemas de salud mental en la adolescencia.

Los niños aprenden mediante el juego activo y las conversaciones, por Io que debe ser una prioridad que tu hijo tenga muchas interacciones y experiencias reales y menos tiempo frente a una pantalla.

PADRES SALUDABLES, NIÑ@S SALUDABLES

Cuando se trata de comenzar hábitos saludables, los padres son la influencia más importante en la vida de un niñ@ pequeño. Sé un ejemplo para tu hijo al comer saludable, lavarte los dientes, tomarte tiempo para estar activo y limitar tu propio tiempo frente a una pantalla. 

Prepara a tu hijo para un crecimiento y desarrollo saludable. Enséñale hábitos saludables a temprana edad.

Autoras: Lic. Eugenia Gavernet – Mgter. Cecilia Maisler – Dra. Graciela Perotti


ALIMENTACIÓN SALUDABLE DESDE EL INICIO DE LA VIDA

La alimentación en los primeros 1000 días de vida es muy importante. La nutrición adecuada de un niño comienza con la alimentación saludable de la madre durante los nueve meses de embarazo. Su preparación para la lactancia es fundamental.

El inicio temprano de la lactancia materna, dentro de la primera hora después del nacimiento, es esencial y tiene que ser exclusivo hasta los 6 meses de vida. Es el único momento de la vida en el que un solo alimento cubre todos los nutrientes que necesitamos. Esto significa que durante los primeros 6 meses el niño debe recibir solamente leche materna, sin agregado a su alimentación de ningún otro alimento ni bebida (ni agua, ni jugos, ni tés).

A partir del sexto mes cumplido (180 días de vida) se debe iniciar la alimentación complementaria oportuna, con alimentos inocuos y adecuados, sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más. Esta es la «Norma de Oro» recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), por UNICEF y por las sociedades científicas en Argentina y el mundo, avalada por el Ministerio de Salud Nacional, Provincial y respaldado por la ley nacional de lactancia materna.

La Lactancia Materna aporta muchos beneficios tanto al niño como a la madre. El inicio temprano de la lactancia materna (en la primera hora de vida), favorece el vínculo entre la madre y él bebe, protege al recién nacido de las infecciones y reduce la mortalidad neonatal. La leche materna también es una fuente importante de energía y nutrientes para los niños de 6 a 23 meses. Aporta más de la mitad de las necesidades energéticas del niño entre los 6 y los 12 meses, y un tercio entre los 12 y los 24 meses.

Los niños y adolescentes que fueron amamantados tienen menos probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad. Además, obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia y tienen mayor asistencia a la escuela. La mejora del desarrollo infantil y la reducción de los costos sanitarios gracias a la lactancia materna generan beneficios económicos para las familias y también para los países.

La mayor duración de la lactancia materna también contribuye a la salud y el bienestar de las madres. Reduce el riesgo de cáncer de ovarios y de mama y ayuda a espaciar los embarazos, ya que la lactancia exclusiva de niños menores de 6 meses tiene un efecto hormonal que a menudo induce la amenorrea.

Como conclusión podemos decir que La lactancia nutre no solo desde el punto de vista biológico sino también desde lo afectivo. Es el alimento ideal que te asegura los mayores y mejores beneficios para el óptimo crecimiento y desarrollo de tu bebe, siendo una fuente inagotable.

SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA 2020 (1 al 7 de agosto)

Tiene como lema “Apoye la lactancia materna por un planeta saludable”, destaca los vínculos positivos que existen entre la lactancia materna y la salud del planeta.

Nuestros sistemas de producción de alimentos y patrones de consumo contribuyen significativamente al cambio climático y la degradación ambiental. Todos podemos hacer algo para reducir nuestra huella de carbono y nuestra huella ecológica, empezando por cómo alimentar a nuestros bebés.

Más información en: https://www.saludneuquen.gob.ar/semana-mundial-de-la-lactancia-materna-2020

LACTANCIAS Y COVID-19

Si estas amamantando o embarazada, es natural que te hayas preguntado ¿amamantar es seguro para el bebé en tiempos de coronavirus?

Las pruebas están profundamente a favor de la lactancia materna. Una lactancia materna temprana y exclusiva, ayuda al bebé a desarrollarse, por lo que no hay razón para interrumpirla. No se ha detectado la transmisión de casos activos de la COVID-19 a través de la leche materna ni de la lactancia.

Para más información: http://puntosaludable.redsalud.gob.ar/?p=4074

Autoras: Lic. Eugenia Gavernet – Mgter. Cecilia Maisler


¿CÓMO CUIDAR EL HÍGADO?

El hígado es un órgano vital del cuerpo humano, cumple un sinnúmero de funciones: la depuración de sustancias tóxicas, el control del sistema de coagulación de la sangre, el control del sistema inmunológico. Está inmerso en todos los procesos metabólicos de nuestro organismo, en el almacenamiento de vitaminas y glucógeno (glucosa de reserva), ayuda a la formación de bilis y los procesos digestivos, entre otras funciones.

Al tratarse de un órgano multifuncional, mantenerlo sano es muy importante para evitar alteraciones o desequilibrios en el organismo, como, por ejemplo: problemas de coagulación, irregularidades en los procesos hormonales, inflamación de los canales biliares, problemas digestivos, etc.

Es víctima de nuestros malos hábitos, del estilo de vida poco saludable, de la ingesta de sustancias tóxicas, medicamentos y alcohol. Estos malos hábitos van limitando su función cada vez más compleja y eso va alterando el funcionamiento del cuerpo y dando origen a diferentes problemas o enfermedades.  La cirrosis, las hepatitis o el hígado graso, son los problemas más comunes.

La mejor forma de conocer el estado del hígado es a través de un análisis de sangre. Por medio de una serie de pruebas de laboratorio, ‘perfil hepático’, se puede comprobar si el órgano tiene una infección, enfermedad o lesión. Por lo general, los diagnosticados tienen duplicados o hasta triplicados los índices de las enzimas hepáticas, que están acompañados de alzas en los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos. Los laboratorios se complementan con estudios de imágenes.

¿Cuáles enfermedades puede padecer el hígado? Son varias y de diferente origen. Por un lado, se encuentran las provocadas por un virus, como las clásicas hepatitis, de la A hasta la E. Otras, como la cirrosis o el hígado graso, pueden aparecer por la ingesta abusiva de medicamentos, toxinas o alcohol. También están las de procedencia autoinmune como la colangitis esclerosaste primaria, la cirrosis biliar primaria y la hepatitis autoinmune. Por ultimo diferentes síndromes congénitos y cáncer.

En lo referido a la alimentación, el consumo excesivo de grasas genera una sobre exigencia del órgano, lo que puede desencadenar en una inflamación o la obstrucción de los canales biliares. Cuando al hígado llega un exceso de alcohol, no puede quemar la totalidad de las grasas y estas se van acumulando en el organismo, generando diversos problemas que afectan a todos los sistemas del cuerpo.

Los malos hábitos se convierten en una serie de estímulos que llevan al hígado a trabajar el doble. El órgano se intoxica por la mala alimentación, el exceso de grasas, el alcohol y el escaso consumo de fibra vegetal. El consumo de algunos medicamentos e incluso, de acuerdo con estudios, emociones como la ira o irritabilidad y la frustración, también contribuyen a afectar la función del hígado.


PAUTAS PARA EL CUIDADO DEL HÍGADO:

– Mantener una buena alimentación: es importante llevar una dieta equilibrada y saludable, acompañada de una ingesta apropiada de verduras, legumbres, frutas y cereales integrales. Esto ayudará al hígado a mantenerse en buen estado y libre de toxinas.

– Moderar el consumo de grasas: el consumo excesivo de grasas altera la función metabólica del hígado, lo que puede desencadenar en una inflamación o la obstrucción de los canales biliares. También, es importante elegir aceites en crudo y buscar otras alternativas de preparación que no sean fritas.

– Beber suficiente agua: algunos procesos metabólicos necesitan de la presencia de hidrógeno y oxígeno, que se obtienen del agua.

– Evitar el consumo de alcohol: el exceso del mismo puede generar daño hepático severo (cirrosis).

– Controlar la ingesta de medicamentos: el consumo de medicamentos solo debe ser orientado bajo prescripción y vigilancia médica. El abuso por automedicación puede desencadenar en problemas hepáticos.

-Tener cuidado con las dietas detox: el término detox significa que una persona se abstiene del consumo o elimina de su cuerpo sustancias tóxicas o poco saludables. Desde el punto de vista del consumo de antioxidantes, frutas, verduras y de evitar la ingesta de alcohol, se puede decir que sí es recomendable, siempre y cuando la persona no deje de alimentarse apropiadamente.

-Lo que no es correcto, es considerar que “las dietas detox” reemplazan la alimentación saludable. El abuso de este tipo de dietas puede traer varios peligros como la pérdida de masa muscular, la generación de cálculos renales, la falta de minerales y vitaminas. Hay más inconvenientes que beneficios si no equilibramos lo que ingerimos.

– Hacer ejercicio de forma regular: Mantener una vida activa con la práctica regular de ejercicio ayuda al buen funcionamiento de todos los órganos y, por tanto, contribuye a mantener un organismo saludable.

-Visitar al médico: Siempre se recomienda una visita al médico por lo menos una vez al año, no solo para cuidar nuestro hígado sino para cuidar todo nuestro cuerpo.


HEPATITIS

Las hepatitis son un grupo de enfermedades caracterizadas por producir inflamación del hígado.

Cuando esta inflamación ha aparecido recientemente, hablamos de hepatitis aguda y a los procesos que duran más de seis meses les llamamos hepatitis crónicas. Las hepatitis virales son enfermedades transmisibles, y, por tanto, potencialmente se pueden prevenir.

La trasmisión de los virus A y E se produce a través del agua y los alimentos contaminados, por lo que una buena higiene en la alimentación y un tratamiento adecuado del agua y los alimentos puede ayudar a prevenir el contagio. Además, para el virus de la hepatitis A existe una vacuna muy eficaz que está incluida en el calendario de vacunación.

Los virus B, C y D se transmiten por la sangre y por relaciones sexuales, aunque el virus C es muy poco eficaz en su transmisión por vía sexual. Los centros de hemoterapia (banco de sangre) examinan todas las muestras para descartar la infección por estos virus, por lo que el contagio se ha reducido enormemente en los últimos años. Como ya dijimos la transmisión sexual es posible, mantener relaciones sexuales sin riesgo (uso de preservativo) es la forma de prevenir el contagio.

Existe una vacuna muy eficaz y segura que previene la infección por el virus B y, consiguientemente, la sobreinfección por virus D que solo ocurre en portadores del virus B. Esta vacuna está ya incluida en el calendario de vacunación.

En relación a la hepatitis C, no existe todavía vacuna que prevenga la infección de dicho virus.  El 20% de los casos agudos se curan espontáneamente, pero la mayoría evolucionan hacia la cronicidad. Los pacientes crónicos se tratan con medicamentos antivirales que tienen pocos efectos secundarios, es muy importante que dichos pacientes lleven una dieta variada y saludable, eviten los alimentos grasos y alcohol, ya que consumirlos hace que la enfermedad evolucione rápidamente.

Por ultimo están las hepatitis autoinmunes, de causa desconocida, que no pueden prevenirse.