HABLEMOS DE ALERGIAS ALIMENTARIAS

                       con el asesoramiento de la Dirección de Bromatología
                                Ministerio de Salud la Provincia de Neuquén 

La prevalencia de éste tipo de alergia es del 5% en la población general. Las alergias y las intolerancias alimentarias pueden cursar con síntomas similares, pero se trata de dos afecciones que difieren considerablemente entre sí, por lo que resulta importante definir la diferencia entre Alergia Alimentaria e Intolerancia

¿En qué se diferencian? En la participación o no del sistema inmunitario. Las intolerancias pueden hacer que una persona se encuentre mal, pero las alergias alimentarias, no solo pueden hacer que alguien se encuentre mal, sino que pueden ocasionar reacciones de riesgo fatal.


Una Intolerancia Alimentaria es cuando: El organismo de la persona no puede digerir correctamente determinada parte de un alimento, el alimento irrita su sistema digestivo. Está causada por déficits enzimáticos que impiden la correcta digestión o absorción de nutrientes.

Entre los síntomas de la intolerancia alimentaria, se incluyen los siguientes: náuseas, gases, retorcijones abdominales, diarrea, irritabilidad, nerviosismo y/o dolor de cabeza.

Una intolerancia alimentaria frecuente es la intolerancia a la lactosa. Es importante tener en cuenta que la intolerancia alimentaria a la lactosa, con el tratamiento adecuado, se puede revertir con el tiempo ya que se desarrollan enzimas para su absorción intestinal.

Una alergia alimentaria es cuando: El sistema inmunitario del organismo, que normalmente lucha contra las infecciones, interpreta que determinada parte de un alimento es un invasor. Esto provoca una respuesta desproporcionada por parte del sistema inmunitario, la reacción alérgica, en la cual el organismo libera una serie de sustancias químicas (como la histamina).

¿Qué es la Enfermedad Celíaca?  El caso de la celiaquía es especial, porque es una intolerancia mediada por el sistema inmune. Se la define como una enfermedad sistémica de base inmunológica, que se manifiesta por la intolerancia al Trigo, Avena, Cebada y Centeno en personas predispuestas genéticamente, que provoca una alteración intestinal con consecuencias en la digestión y absorción de nutrientes.

Si queres saber más de la Celiaquía: http://puntosaludable.redsalud.gob.ar/?p=5248

RESPODAMOS ALGUNAS PREGUNTAS SOBRE LAS ALERGIAS ALIMENTARIAS


¿Cuáles son los síntomas?

Ante la ingesta de un alimento en una persona alérgica al mismo se puede producir:

• Erupción, enrojecimiento y picores generalizados de la piel.

• Congestión nasal, picor, sensación de obstrucción, estornudos y lagrimeo de los ojos.

• Náuseas, vómitos, calambres abdominales y diarrea.


¿Son peligrosas las alergias alimentarias?

Las alergias alimentarias son peligrosas, ya que en algunos casos pueden provocar la muerte tras reacciones anafilácticas. Los síntomas relacionados con la gravedad de la reacción alérgica son:

• Sensación de ahogo, ronquera, opresión en la garganta, dificultad para tragar.

• Pitidos o silbidos inspiratorios, dificultad para respirar, sensación de opresión del pecho.

• Picores, sensación de hormigueo generalizado en manos, pies, cuello y garganta.

Estos síntomas se pueden producir de forma inmediata y su evolución puede ser muy rápida desde minutos de la ingesta hasta 1 hora constituyendo una emergencia médica y requiriendo de un tratamiento inmediato con adrenalina.


¿Cuáles son las alergias más frecuentes?

Las alergias más frecuentes son las que aparecen en la primera infancia cuando se inicia la incorporación de los alimentos sólidos a la dieta tras la lactancia.

• Antes del año de edad pueden verse con frecuencia alergia a la leche de vaca y al huevo.

• Entre 1 y 2 años de edad pueden presentarse las alergias a soja, cereales, pescados.

• En mayores de 2 años se ven con más frecuencia alergias a frutas, legumbres, cereales y frutos secos, entre otros.

En general las alergias alimentarias son de por vida, en algunos casos como la alergia al huevo o a la leche de vaca pueden desaparecer entre los 2 a 4 años de edad.


¿Cuáles son los alimentos que pueden producir alergia?

Existe un gran número de alimentos con potencial alergénico, sin embargo, sólo ocho son los que provocan aproximadamente el 90% de las reacciones. A este grupo se los conoce como los “grandes 8”, y son: Leche, Huevo, Pescados, Mariscos, Maní, Soja, Trigo y Frutas Secas (nueces, avellanas, almendras, etc.).

Las proteínas de la leche de vaca: Caseína, caseína de cuajo, caseinatos, lacto albúmina. Suele aparecer en el primer año de vida.

La proteína del huevo: Ovoalbúmina, se utiliza con frecuencia en la industria alimentaria y repostería como producto aditivo, conservante, estabilizante, colorante de alimentos, sabores artificiales, en panificación, pasta, helados, merengues, mazapán, bombones, turrones, etc.

Suelen ser parte de excipientes o diluyentes en preparados como medicamentos. También pueden prepararse vacunas (sarampión, paperas, rubeola) cultivándose los virus en cultivos de embriones de pollo.

Con frecuencia la alergia al huevo se asocia con la alergia a la proteína de la leche de vaca.

Maní y Frutos secos: maní, nueces, almendras, avellanas, pistachos, aceites o derivados.

Proteínas de pescados: Son alergias frecuentes en niños y adultos. Es más frecuente la alergia a pescados blancos (merluza, lenguado, dorada, lubina, trucha, etc) que azules (besugo, salmón, sardina, boquerón, etc.). Pueden dar alergias por inhalación los vapores que se desprenden de la cocción o frituras del pescado.

Mariscos: Tanto los mariscos crustáceos como langosta, langostino, cigala, percebe; como los moluscos: mejillón, almeja, ostra, calamar, sepia, pulpo, caracoles pueden producir reacciones alérgicas graves. También pueden dar alergia por inhalación los productos que se desprenden de la cocción.

Soja: porotos enteros, brotes, harina de soja, proteína de soja, tofu, concentrados, aislados y texturizados de soja, lecitina de soja, etc.


Otros alimentos:

• Cereales como trigo, avena, cebada, centeno, la alergia se produce a un compuesto común llamado gluten.

• Frutas como la cereza y familia de las rosáceas (cereza, ciruela, frutilla, pera, manzana). El kiwi, la banana o el ananá pueden ser responsables de alergias también.

• Legumbres como lentejas o garbanzos pueden ser causa de alergias.

Con frecuencia coexisten alergias a frutas, frutos secos y legumbres.

Aditivos alimentarios, como los Sulfitos, que funcionan como Conservador / Antioxidante / Mejorador de harinas, se declaran en las etiquetas de los alimentos con el formato INS + número específico (INS 220, INS 221, etc.).

En determinadas concentraciones, pueden ser responsables de alergias alimentarias o provocar la liberación de sustancias inflamatorias dando cuadros de calambres abdominales, erupciones cutáneas, obstrucción bronquial no de origen alérgico, pero indistinguibles de las reacciones alérgicas.


¿Cómo se diagnostica?

No existe una prueba perfecta para confirmar o descartar una alergia alimentaria. Tu médico considerará varios factores antes de hacer un diagnóstico. Algunos de estos factores son los siguientes:

Tus síntomas. Cuéntale al médico los antecedentes detallados de tus síntomas (qué alimentos y qué cantidad de ellos parecen causarte problemas).

Tus antecedentes familiares de alergias. También proporciona información sobre los miembros de tu familia que tengan alergias de cualquier tipo.

Una exploración física. Un examen minucioso puede ayudar a identificar o descartar otros problemas médicos.


Una prueba cutánea. Una prueba cutánea con punción puede determinar tu reacción a un alimento en particular. En esta prueba, se coloca en la piel del antebrazo o la espalda una pequeña cantidad del alimento que se sospecha.

Luego, un médico u otro profesional de salud pinchan la piel con una aguja para que pase una pequeña cantidad de la sustancia debajo de la superficie de la piel. Si eres alérgico a la sustancia que se está probando, te aparecerá un pequeño bulto o una reacción. Debes tener en cuenta que una reacción positiva a esta prueba no es suficiente para confirmar una alergia alimentaria.

Análisis de sangre. Un análisis de sangre puede medir la respuesta del sistema inmunitario a ciertos alimentos, ya que mide los niveles de un anticuerpo relacionado con las alergias conocido como inmunoglobulina E (IgE).

Dieta de eliminación. Es posible que te pidan que elimines durante una o dos semanas los alimentos sospechados y que luego los reincorpores a la dieta de a uno por vez. Este proceso ayuda a vincular los síntomas con alimentos específicos. No obstante, las dietas de eliminación no son un método infalible.

No se puede determinar con una dieta de eliminación si la reacción a ciertos alimentos es verdaderamente una alergia o una sensibilidad a esos alimentos.

Prueba de provocación oral con alimentos (desafío). Durante esta prueba, que se realiza en el consultorio del médico, te darán pequeñas cantidades del alimento que se sospecha que te provoca los síntomas y se irán aumentando. Si no tienes una reacción durante esta prueba, es posible que puedas incorporar el alimento a tu dieta nuevamente.


¿Qué medidas puedo tomar para evitar las alergias alimentarias?

• Lea todas las etiquetas de los alimentos envasados antes de utilizarlos en las comidas. La declaración de alérgenos en alimentos se realiza a continuación del listado de ingredientes del alimento. Esta declaración se efectúa con el formato CONTIENE (alérgeno) / PUEDE CONTENER (alérgeno) en mayúscula y negrita.


• Lea los prospectos de medicamentos y vacunas en los apartados de excipientes.

• Es recomendable la lactancia hasta los 6 meses, evitando introducir alimentos sólidos antes de lo recomendado.

• Es recomendable introducir lácteos y derivados lácteos, correspondientes a otras especies, luego de los 12 meses de vida.