¿POR QUE LE PONEMOS SAL A LA COMIDA?

Agregarle sal a las comidas, es algo que hacemos frecuentemente, lo hacemos mientras cocinamos (recomendable) o al final de la preparación, es un hecho que la sal forma parte de nuestro día a día. Pero, ¿sabes por qué le ponemos sal a la comida?, ¿Cuál es el efecto de la sal en la comida?

La sal es un condimento conocido y muy utilizado desde la época antigua, usado para potenciar los sabores de los alimentos; como para conservarlos, debido a que evita que se desarrollen y reproduzcan las bacterias.


¿Qué es lo que causa este efecto de realzar los sabores?

Debido a que la sal está compuesta de cloruro de sodio, al ponerse en contacto con algún líquido, en este caso nuestra saliva, se liberan iones que nos provocan esa sensación de que una comida tenga buen sabor.

Otra de las razones por las que la sal mejora el sabor de la comida, es que este ingrediente aumenta la jugosidad de los alimentos y disminuye su acidez. Por eso, cuando añadimos sal a la comida, ésta adquiere un sabor mucho más intenso y rico, lo cual resulta muy atractivo para nuestros paladares.

Además, una de las ventajas de la sal es que, al ser un ingrediente tan versátil, se puede usar en platos salados y dulces, ya que su composición permite intensificar cualquiera de estos sabores.

La sal es uno de los elementos más básicos en la alimentación y por esto nunca falta en los hogares. Poner una cucharadita de sal es un paso esencial en la preparación de la mayoría de las recetas. Pero, te has preguntado ¿cuánta sal debemos consumir al día para tener una buena salud?


Diferencia entre la sal y el sodio

Existen muchas dudas y confusiones sobre el consumo de la sal, una de estas confusiones es creer que la sal y el sodio es lo mismo. Esta duda es muy común, es importante conocer la diferencia entre estas 2, esto ayuda a comprender su impacto en nuestra salud.

El sodio es el mineral de carga positiva más abundante en el organismo. La concentración sanguínea en el cuerpo humano es controlada por funciones propias del cuerpo humano como la sed, las hormonas y los riñones.


Este mineral es un elemento importante para muchas funciones tales como:

• Mantener el equilibrio hídrico del organismo.

• Correcta señalización nerviosa y buen funcionamiento de los nervios.

• Buen funcionamiento muscular.

• Controlar la acidez en la digestión.

• Es importante en el mantenimiento de la presión sanguínea.

• Es indispensable para la formación de proteínas y células nuevas.

Ahora bien, el sodio es un componente de la sal, la cual es una sustancia que resulta de la mezcla de cloro y sodio, formando cloruro de sodio (NaCl) resultando en lo que conocemos como sal de mesa.


¿Cuánta sal debemos consumir?

Ahora que ya sabes que la sal y el sodio no son lo mismo, por cada gramo de sal, estaremos consumiendo aproximadamente 0.4g de sodio, es decir que al consumir 5g de sal (1 cucharadita) estarás consumiendo el requerimiento diario de sodio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la ingesta de sal diaria no sea mayor a 5 gramos, para un adulto. Esto quiere decir que el consumo de sodio debe ser de 2 gramos al día. Eso se debe ir reduciendo de acuerdo a como disminuye la edad, es decir que los niños deben consumir menos que los adultos. Cabe recordar que estas son recomendaciones generales, considerando a individuos con una salud óptima.

En el caso de los niños menores de siete años, se recomienda un consumo de menos de 3 gramos, para niños entre 7 y 10 años, 4 gramos, y a partir de los 10 años a la adolescencia, el consumo no debe sobrepasar los 5 gramos de sal.

El consumo de sodio también varía de acuerdo al estado de salud de las personas, por ejemplo, una persona sana, con buena condición de salud puede consumir un poco más de sodio que una persona que padece hipertensión. Esto se debe a que las personas que padecen esta enfermedad son susceptibles a cambios en la presión arterial con mayor facilidad al consumir más sodio en su dieta.


Hay personas que asocian el consumo de sal directamente con padecimientos como la hipertensión arterial, sin embargo, esto no es así, pues ahí influye los excesos de sodio en la dieta.

Algo muy importante a tener en cuenta es que el consumo de sodio no sólo proviene de la sal, que le añadimos a nuestros alimentos. Es importante saber que cada alimento contiene cierta cantidad de sodio en su interior y se debe contabilizar dentro de la recomendación de consumo.

Un dato interesante sobre el consumo de sodio, es que actualmente el sodio proviene en su mayoría de alimentos envasados, encurtidos, enlatados o procesados provenientes de la industria que producen alimentos catalogados como comida rápida.

En conclusión.

El patrón de una dieta saludable debe estar enfocado en consumir agua suficiente, frutas, verduras, aceites, frutas secas, variedad de carnes magras, minimizando las bebidas azucaradas y carbohidratos refinados.

En lo referido a la sal, una cosa es que la sal ayude a que nuestro organismo cumpla adecuadamente sus funciones y otra, que se abuse de su consumo. Para aprovechar todos sus beneficios y no dañar nuestra salud, te recomendamos consumir 5 gramos de sal al día.

.