COVID-19, UNA RAZON MAS PARA DEJAR DE FUMAR

Las personas fumadoras tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves de la COVID-19, el tabaco reduce las defensas y deteriora la función pulmonar, por eso quienes fuman son más vulnerables al coronavirus.

Fumar tabaco es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades. Trasrevisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades. El consumo del tabaco es además un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la COVID-19.

Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar:

• A los 20 minutos se reducen la tensión arterial y la frecuencia cardíaca elevadas.

• A las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo vuelve a la normalidad.

• A las 48 horas, regresa el gusto y el olfato.

• A las 72 horas, los bronquios se relajan y se respira mejor.

• Entre las 2 y 12 semanas, mejoran la circulación y la función pulmonar.

• Entre los 1 y 9 meses se reducen la tos y la disnea.


Date una oportunidad para dejar de fumar, fija una fecha de abandono, prepara un plan y, ante la duda, busca apoyo en tu centro de salud, amigos o familiares. Te sentirás mejor, mejorará tu salud y la de tu familia, dejarás de depender del tabaco y tu economía te lo agradecerá.

El Ministerio de Salud de la Provincia de Neuquén recomienda a los fumadores intentar dejar de fumar lo antes posible.

                                                                                    FUENTE – OMS