LA CRIANZA DE NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS DURANTE LA PANDEMIA

Categoría: CORONAVIRUS , Mes Actual , Novedades

En tiempos de pandemia, el distanciamiento social, la incertidumbre y el no ir a la escuela hace difícil a las familias mantener un estado de calma. Por lo que es importante ayudar a los niñ@s a sentirse seguros, mantener rutinas saludables, reconocer su comportamiento y fomentar resiliencia. A continuación, algunos consejos para ayudar a tu familia.

MANTENE RUTINAS SALUDABLES

Es importante respetar las rutinas, ayudan a crear orden en el día, lo que ofrece seguridad. Todos los niñ@s, inclusive los adolescentes, se benefician de rutinas predecibles pero flexibles.

Estructura el día, con el cambio en las rutinas habituales establece horarios diarios nuevos. Dividí en partes el trabajo escolar cuando sea posible. Los niñ@s mayores y los adolescentes pueden ayudar, pero deben seguir un orden general, por ejemplo:

• Rutinas para levantarse, vestirse, desayunar y jugar activamente un rato en la mañana, seguidas de juegos, una colación antes del trabajo escolar.

• Almuerzo, tareas de la casa, ejercicio, algo de tiempo de socialización en línea con amigos y luego tareas escolares en la tarde.

RESPETA LA HORA DE DORMIR

Por lo general, a los niñ@s les cuesta respetar la hora de irse a dormir durante cualquier período. Intenta mantener las rutinas normales de antes de irse a dormir, como por ejemplo leer un cuento, cepillarse los dientes.

Se puede cambiar un poco la hora de irse a dormir de los niñ@s mayores y los adolescentes, pero es bueno mantenerla en un rango razonable para que no se desajuste el ciclo de sueño y vigilia.

Dormir muy poco hace que sea más difícil aprender y manejar las emociones. Recorda apagar los celulares y demás dispositivos móviles una hora antes de dormir.

USO ADECUADO DE LAS PANTALLAS

Alguno de los consejos y pautas que debemos tener en cuenta.

• Hasta los dos años, nada de pantallas de ningún tipo, aunque, en la circunstancia actual es necesario diferenciar y validar el uso para relacionarnos con el entorno familiar, por ejemplo, videollamada a los abuelos o a los primos.

• De los 2 a los 5 años se tiene que limitar entre media y una hora al día, siempre que los contenidos sean adecuados.

• Desde los 5 a los 12 años es necesario acompañarlos siempre, pudiendo estar entre hora y media a dos horas al día.

• A los adolescentes hay que ayudarlos a gestionar adecuadamente el tiempo y uso responsable ya que, según van creciendo su nivel de autonomía es mayor. Es adecuado ayudarlos a planificar el tiempo conectado.

Es muy importante que los niñ@s, no se aíslen para conectarse, que lo hagan en espacios comunes. No utilizar la cuarentena para romper los límites habituales con respecto a normas previamente establecidas, por ejemplo, si el tiempo máximo para la consola estaba limitado.

Los adultos somos modelos. Si los adultos diferenciamos en las nuevas tecnologías entre el uso lúdico y el trabajo, si hacemos un uso moderado, si priorizamos las actividades offline, si durante las reuniones familiares las pantallas quedan en un segundo plano,… ofreceremos como adultos un ejemplo que resulta imprescindible y es, probablemente, lo mejor que podemos hacer.

SUMA ACTIVIDADES POSITIVAS

Todos estamos más ansiosos y preocupados, es posible que los niñ@s pequeños no tengan palabras para describir lo que sienten. Es más probable que se porten mal para exteriorizar su estrés, su ansiedad o su miedo a través de la conducta (lo que, a su vez, puede alterar a los padres, en particular si ya están estresados).

Algunas maneras en las que podés ayudar a tus hijos a manejar sus emociones y conductas:

• Redirigí la mala conducta. Algunos niñ@s se portan mal porque están aburridos o no saben hacer otra cosa, búscale otra cosa para hacer.

• Juego creativo. Por ejemplo, proponerles a tus hijos que hagan dibujos de las formas en las que se está cuidando su familia y habla sobre ello.

• Dirigí su atención. La atención, para reforzar buenas conductas y desestimular otras, es una herramienta poderosa. Nota el buen comportamiento y destácalo, elogiando los intentos. ​

DEDICALE TIEMPO

Incluso con toda la familia junta en la casa, las 24 horas, los 7 días de la semana, aparta un tiempo especial para estar con cada uno de tus hijos.

Elegí el momento y permití que tu hijo elija la actividad. Solo 10 o 20 minutos de atención exclusiva, aunque solo sea de vez en cuando, significarán muchísimo para el.

CUIDA DE VOS

Los padres y/o cuidadores también deben cuidarse física y emocionalmente, comer saludable, hacer ejercicio y dormir lo suficiente. Busca formas de desestresarte, tomar descansos, si hay más de un padre en casa y si fuera posible, túrnense para cuidar a los niñ@s.

Ante situaciones de stress, recorda parar y respirar hondo, además de acudir a los demás para obtener ayuda. Los padres que se sientan agobiados o muy estresados que se tomen unos segundos y se pregunten:

¿El problema representa un peligro inmediato?, ¿Cómo me sentiré mañana respecto a este problema?, ¿Esta situación es permanente? En muchos casos, las respuestas reducirán el pánico y el impulso negativo.

HABLA SOBRE LOS MIEDOS

Los niñ@s confían en sus padres como fuente de seguridad, tanto física como emocional. Tranquiliza a tus hijos, decile que cuentan con vos para ayudarlos y que su familia va a poder superar todo esto estando unida.

• Responde las preguntas sobre la pandemia de manera simple y honesta. Habla sobre la enfermedad, y sobre la importancia de seguir las reglas, como lavarse las manos y quedarse en casa para ayudar a que la familia se mantenga sana.

• Valida los sentimientos de tu hijo. Las preguntas de guía pueden ayudar a los niñ@s mayores y a los adolescentes a resolver los problemas. Por ejemplo “Veo que estás molesto porque no pueden venir tus amigos a jugar» “¿Cómo crees que puedes mantenerte en contacto con ellos?».

• Mantener el contacto con sus seres queridos. Puede que los niñ@s se preocupen por un abuelo o abuela que viva solo, las videollamadas pueden ayudar a aliviar esa ansiedad.

• Da el ejemplo de cómo manejar los sentimientos. Habla sobre cómo estás manejando tus sentimientos, por ejemplo “Estoy preocupada por la abuela, ya que no puedo ir a visitarla. Lo mejor que puedo hacer es llamarla por teléfono todos los días hasta que termine la pandemia.

• Avísale a tu hijo antes de salir de casa a trabajar o hacer mandados esenciales. Con voz calma y tranquilizadora, decile a dónde vas, cuánto tardarás, cuándo regresarás y que estás tomando las medidas necesarias para cuidarte.

• Mira al futuro. Decile que los científicos están trabajando muchísimo para descubrir cómo ayudar a las personas que se enferman y que las cosas van a mejorar.

LO MAS IMPORTANTE, ES OFECERLE MUCHOS ABRAZOS Y DECIRLE “TE QUIERO” A CADA RATO.