TIPS SALUDABLES PARA COMIDAS CRIOLLAS

Locro, empanadas, humitas, pastelitos y la infaltable torta frita: algunos de los platos típicos de las fechas patria. Todas estas preparaciones tienen fama de «calóricas o pesadas”.

9 de julio, la mesa está servida. ¿El menú? Muchos elegirán algo así: de entrada, una empanada; de plato principal, el infaltable locro (que, si está rico y hace frío, se repite); y a la tarde o en el desayuno no puede faltar un pastelito de batata o de membrillo o torta fritas. Lo que no todos saben es que una comida de tales proporciones, a la que se le sumará vino, gaseosas o pan, podría implicar la ingesta de casi 2000 calorías.

¿Existe alguna manera de hacerlas más saludables? Si, podemos hacerlas más saludables y sanas, siempre respetando la cultura que nos identifica como argentinos.


EL LOCRO, UNA COMIDA BIEN ARGENTINA

El tradicional locro criollo argentino es una de las recetas típicas más buscadas, un clásico de las fechas patrias y feriados de los meses más fríos.

Si bien existen diferentes tipos de locros, incluyendo de maíz, de porotos, de mandioca y de trigo, cada uno tiene su receta. Todos comparten su base vegetal, el procedimiento de cocción a fuego lento durante varias horas y su particularidad de ser un plato completamente sustancioso, nutritivo y altamente calórico por lo que se suele considerar un plato típico de invierno.

Si hacemos un ranking calórico de las comidas patrias el locro quedaría primero, ya que una porción de unos trescientos gramos puede tener más de 550 calorías. Esto se debe a que el tradicional tiene cortes de carnes (vaca – cerdo) grasos, que junto al chorizo colorado y la panceta aportan mucho lípido.

Teniendo en cuenta esto, la pregunta es: ¿se puede comer un buen locro saludable? La respuesta es sí. Para ello, es necesario aumentar el volumen a expensa del agua de cocción, aumentar la fibra y disminuir las grasas reemplazando algunos cortes de carnes. Aunque no parezca creíble, el locro no pierde su característico sabor.

No va ser un plato bajo en calorías, pero aporta muchas menos que el locro convencional, además de ser una opción más económica.


INGREDIENTES (para 4/5 personas):

-500 kg maíz blanco + 500 kg porotos blancos

-150g de costillas de cerdo + 150g lomo de cerdo

-100 g mondongo + 100g de bola de lomo o nalga

-80 g panceta ahumada + 1 chorizo colorado + 1 chorizo

-2 kg zapallo + 700g de cebolla + 50g cebollita de verdeo

-1 cda pimentón dulce + 1 cda pimentón picante + 1 cdts pimienta negra molida

-Poco aceite y sal a gusto


COMO PREPARARLO:

1.Dejar toda la noche en remojo, el maíz blanco y los porotos.

2.Por separado hervir hasta desgrasar los chorizos y el mondongo hasta que este blando.

3.Saltear la cebolla con poco aceite.

4.En la olla junto a las cebollas hervir en abundante agua el maíz y porotos, agregar la carne de cerdo, la carne de vaca (retirando la grasa visible) y el zapallo cortados en cubos.

5.Añadir pimentón dulce (hasta que quede roja la preparación), sal y cocinar a fuego lento, sin dejar de revolver hasta que el zapallo se desintegre (40 minutos aproximadamente).

6.Sacar el zapallo, hacerlo puré y volver a incorporar a la preparación.

7.En los últimos 5 minutos de cocción agregar los condimentos, los chorizos en rodajas, la panceta en cubitos y el mondongo en cuadrados.

8.Al servir, decorar con el verdeo y pimentón.


MAS CONSEJOS SALUDABLES :

Locro: una porción de 300 gramos puede superar las 550 calorías. Consejo saludable: porciones más chicas, usar cortes de carne magros, agregar más verduras y reducir las cantidades de chorizo colorado o panceta.

Empanadas criollas: cada empanada de carne tiene 350 calorías. Consejo saludable: elegir un corte magro para el relleno o retirar la grasa; hacerlas al horno, en lugar de fritas; usar discos reducidos en grasas.

Humita: cada humita puede incluir más de 200 calorías. Es una comida con ingredientes muy saludables: cebolla, choclo, zapallo y condimentos; pero para hacerla más sana se puede medir la cantidad y sumar una guarnición, que puede ser una buena porción de hortalizas.

Pastelitos: llevan harina, manteca, dulce y, los tradicionales, son fritos. Por eso cada pastelito tiene 250 calorías. Consejo saludable: hornearlos en lugar de freírlos, hacer la masa con harina integral, medite con la porción.

Tortas Fritas: Las tortas fritas son las compañeras ideales del mate. Se pueden comer saladas o dulces, durante el desayuno, la merienda o en cualquier momento del día. Pero hay algunas cosas que tenemos que saber para hacerlas más saludables.

– Al momento de la cocción, la masa tiene que estar lo más seca posible, cuanto más pequeña mejor, es menos porosa y por eso absorberá menos aceite.

– Usar aceite en vez de grasa, al momento de cocinarlas es importante no sobrecalentar el aceite.

– Hay que cocinarlas en aceite bien caliente, así se sellará la superficie y la cocción será por vapor hacia el interior.

– No debemos perforar o pinchar la torta frita en su cocción. De esta manera evitamos que el aceite ingrese a la masa.

– Si durante la cocción el aceite forma espuma o se pone oscuro hay que tirarlo de inmediato.

– Come la porción justa, no exageres, siempre podes reemplazarla por pan casero.