COVID-19, UNA RAZON MAS PARA DEJAR DE FUMAR

Las personas fumadoras tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves de la COVID-19, el tabaco reduce las defensas y deteriora la función pulmonar, por eso quienes fuman son más vulnerables al coronavirus.

Fumar tabaco es un factor de riesgo conocido en muchas infecciones respiratorias que aumenta la gravedad de este tipo de enfermedades. Trasrevisar diversos estudios, un grupo de expertos en salud pública reunido por la OMS estableció que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores.

La COVID-19 es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente los pulmones. El tabaquismo deteriora la función pulmonar, lo que dificulta que el cuerpo luche contra esta y otras enfermedades. El consumo del tabaco es además un factor de riesgo importante de enfermedades no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, algunas enfermedades respiratorias y la diabetes, y las personas que padecen esas enfermedades tienen un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves en caso de verse afectadas por la COVID-19.

Qué le pasa a tu cuerpo cuando dejas de fumar:

• A los 20 minutos se reducen la tensión arterial y la frecuencia cardíaca elevadas.

• A las 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en el torrente sanguíneo vuelve a la normalidad.

• A las 48 horas, regresa el gusto y el olfato.

• A las 72 horas, los bronquios se relajan y se respira mejor.

• Entre las 2 y 12 semanas, mejoran la circulación y la función pulmonar.

• Entre los 1 y 9 meses se reducen la tos y la disnea.


Date una oportunidad para dejar de fumar, fija una fecha de abandono, prepara un plan y, ante la duda, busca apoyo en tu centro de salud, amigos o familiares. Te sentirás mejor, mejorará tu salud y la de tu familia, dejarás de depender del tabaco y tu economía te lo agradecerá.

El Ministerio de Salud de la Provincia de Neuquén recomienda a los fumadores intentar dejar de fumar lo antes posible.

                                                                                    FUENTE – OMS


LA OBESIDAD AUMENTA EL RIESGO DE ENFERMEDAD GRAVE ASOCIADA A COVID-19

Personas con obesidad severa son consideradas grupo prioritario para la vacuna de la COVID-19.

La obesidad es un problema severo a nivel mundial, en los últimos tiempos ha aumentado rápidamente alcanzando la característica de pandemia. Hoy sabemos que tener obesidad aumenta la severidad de la infección por coronavirus, los motivos:

• Incrementa significativamente la necesidad de hospitalización.

• Eleva la necesidad de ventilación mecánica en relación directa con la severidad de la obesidad.

• Agrava la infección por COVID-19 y la letalidad de la enfermedad.

Existe una relación entre un índice de masa corporal alto y resultados graves de COVID-19, tener un IMC mayor a 35 Kg/m2 es un factor que aumenta la vulnerabilidad frente al COVID-19.

La OMS clasifica el grado de obesidad utilizando el Índice de Masa Corporal (IMC) como criterio.  Este índice se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros IMC = peso [kg]/ estatura [m2].

Una forma más sencilla de calcular tu IMC es, Peso Actual ÷ Altura ÷ Altura (IMC: P/A/A), el peso en kilogramos y tu altura en metros. Por ejemplo, si una persona pesa 80 Kg y mide 1.70, el cálculo es, IMC: 80/1.70/1.70 el resultado es 20.6 Kg/m2 (Normopeso).


¿Cómo interpreto el resultado?

Normopeso: IMC 18,5 – 24,9 Kg/m2

• Sobrepeso: IMC 25 -29 Kg/m2:

• Obesidad grado I: IMC 30-34 Kg/m2

• Obesidad grado II: IMC 35-39,9

• Obesidad grado III : IMC >= 40

• Obesidad de tipo IV (extrema): IMC >50

La Obesidad grado 2 (índice de masa corporal -IMC- mayor a 35) y grado 3 (IMC mayor a 40), es un factor de riesgo contemplados para la vacunación contra COVID-19.


La obesidad se asocia con una disminución del volumen de reserva respiratoria y de la capacidad funcional del sistema respiratorio. En personas con obesidad abdominal, la función pulmonar se ve aún más comprometida si se encuentran acostados boca arriba porque la grasa disminuye los movimientos del diafragma y dificulta la ventilación.

Se ha observado que los pacientes obesos presentan un estado inflamatorio crónico de bajo grado como una consecuencia del incremento en la masa del tejido adiposo. El COVID-19 puede exacerbar aún más dicha inflamación, cuanto mayor es el IMC, mayor es la respuesta inflamatoria.

En medio de esta pandemia por COVID-19, la inmunonutrición y el ejercicio físico regular representan dos recursos indispensables tanto para colaborar con el peso saludable como para aumentar las defensas del organismo.

Es fundamental que la pandemia no sea sinónimo de inactividad ni sedentarismo, tampoco de consumo excesivo y prolongado de nutrientes que inciden negativamente en el peso corporal. Por el contrario, asegurar la ingesta de inmunonutrientes y mantenerse activo son dos pilares que han demostrado numerosos beneficios tanto para las personas sanas como para aquellas que tienen enfermedades, incluyendo el sobrepeso y la obesidad.

Mantener un estilo de vida saludable a través de estas pautas permite preparar y fortalecer al organismo frente a un eventual contagio de coronavirus.


Si queres sabes más sobre alimentación saludable y actividad física en tiempos de coronavirus:

https://www.saludneuquen.gob.ar/los-beneficios-de-hacer-actividad-fisica-regularmente/


El Ministerio de Salud de la Provincia de Neuquén, si tenes Obesidad Grado II o III, recomienda que te vacunes contra COVID-19 lo antes posible.


CONSTRUYENDO UN ENTORNO LABORAL SALUDABLE

Estar sano es más que simplemente no estar enfermo, es experimentar un bienestar personal y relacional en los diversos ámbitos de nuestra vida. Como gran parte de nuestra vida transcurre en el trabajo, te proponemos crear un entorno que no solo no te enferme, sino que te ayude a sentirte mejor.

Un lugar de trabajo saludable es un ámbito de trabajo o de estudio que promueve el bienestar familiar y social de los trabajadores y usuarios, a través de la protección de riesgos físicos, ambientales y psicológicos, estimulando su autoestima y el control de su propia salud y del ambiente.


¿Cómo lograr un entorno laboral saludable?:

• El Teniendo un ambiente libre de humo de tabaco.

• El Realizando acciones de comunicación para la promoción de la salud de acuerdo a la problemática y necesidades de sus trabajadores.

• El Promoviendo la actividad física de sus trabajadores.

• El Asegurando que los refrigerios, comedores, buffets y kioscos del establecimiento cuenten con una oferta de alimentos saludables.

• El Asegurando que todos los trabajadores tengan libre acceso a agua segura.


EL TRABAJO EN TIEMPOS DE PANDEMIA

La emergencia sanitaria por la pandemia de COVID-19 cambio la realidad laboral, el aislamiento, la presencia del virus, el temor al contagio, la incertidumbre y crisis económicas son algunos de los factores que están ocasionando diversos trastornos en el trabajo y la vida en general.

El punto de partida para crear un entorno laboral saludable es conocer cuál es el estado del entorno a través de la percepción de todos, tanto trabajadores como directivos, así como las sugerencias que estos tengan para mejorar el entorno.

Para potenciar un entorno laboral saludable en tiempos de pandemia hay que tener en cuenta primero cómo es el ambiente físico de trabajo, un trabajador siempre hará mejor su papel si desarrolla su actividad en un lugar que esté bien ventilado e iluminado. Y, además, durante la COVID-19, es conveniente contar con un espacio con suficiente distancia social.

Pero no solo hay que tener en cuenta la salud física, sino que también hay que tener presente el ambiente psicosocial del trabajo. En ese sentido, hay que incluir las actitudes, creencias y prácticas de las personas en su lugar de trabajo, ya que eso es también lo que genera un ambiente positivo a nivel laboral.


¿Qué hacer durante el teletrabajo?

La situación sanitaria actual ha abierto un nuevo escenario que hasta antes muchos no imaginaban: la posibilidad de que los trabajadores puedan desempeñar su labor también en casa. Contrariamente a lo que muchos imaginan, teletrabajar no solo consiste en disponer de un ordenador, el teletrabajo también exige hábitos saludables para que la experiencia de trabajar en casa sea fructífera y productiva para ambas partes.

Trabajar desde casa no es sinónimo de descontrol, sino que debe asociarse a una rutina, en casa es aconsejable seguir manteniendo el mismo horario de trabajo.

Disponer de un lugar agradable para teletrabajar es también un plus. Aquí es el propio trabajador el que tendrá que establecer límites, no es lo mismo trabajar en la cocina que hacerlo en un escritorio. Conviene buscar una habitación específica en la que el trabajador pueda disponer de una mesa y una silla apropiada, además de todas las cosas que se necesiten para hacer su trabajo.

Por último, es aconsejable incorporar los hábitos laborales y el horario a la nueva rutina. Todo esto será lo que conseguirá que se trabaje en un entorno lo más saludable posible.


CONSEJOS PARA UN OTOÑO SALUDABLE

Estamos en otoño, se nota en el clima, en las horas de luz, en las hojas secas que caen de los árboles. Para muchos la época más linda del año, una época para aprovechar a cuidarse y a adquirir nuevos hábitos de vida saludables. Hoy vamos a hablar precisamente de esto, de algunos hábitos para sacarle el mayor partido posible a este otoño 2021.


COME SALUDABLE

Dejamos atrás las largas y calurosas tardes de verano en las que pasábamos mucho tiempo fuera de casa. Al igual que todos los años, las tardes se van acortando y la temperatura baja poco a poco, comienza la época de resfríos, enfriamientos y cansancio. En tiempos de Coronavirus, el organismo tiene que estar fuerte, una alimentación rica en vitaminas y minerales hará que lo afrontemos de la mejor manera.

Una dieta saludable es una excelente aliada para preparar a nuestro organismo para la llegada del invierno. Las frutas son parte fundamental de la alimentación preventiva de otoño, pues aportan a nuestro organismo las vitaminas esenciales, especialmente las cítricas como naranja, limón, pomelo o kiwi, que son ricas fuentes de vitamina C.

En otoño también hay que aprovechar las verduras y hortalizas, podemos encontrar calabaza, tomates, berenjenas, coliflor, puerro, cebollas, lechuga y zanahorias. Un buen complemento a la dieta son los yogures, quesos frescos y todo tipo de derivados lácteos que además de ser ricos en calcio aportan proteínas de gran valor para la reconstrucción celular.

Las carnes blancas son fundamentales en esta estación del año, también es ideal incluir cereales y legumbres en guisos con carne o pollo alternados con una buena ración de verduras, ensaladas y frutas.

Los frutos secos son muy recomendados por su aporte de nutrientes esenciales y fibra, siempre en pequeñas cantidades, en esta época encontramos almendras, nueces, entre otras.


HACE ACTIVADA FISICA

No podemos olvidar que un estilo de vida saludable no depende únicamente de la alimentación, sino que debe ir siempre acompañado de ejercicio físico. Un dato que es necesario recordar es que el sedentarismo es uno de los principales males que aquejan a las sociedades modernas.

Llevar una vida activa ayuda a prevenir la obesidad y las enfermedades derivadas del exceso de peso como la diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, etc. La práctica de ejercicios de tipo aeróbico, caminar, nadar, correr, andar en bicicleta, mejora nuestra salud y nuestro ánimo.

En otoño, los árboles mudan sus hojas y la naturaleza nos regala un precioso espectáculo de vivos colores, aprovecha para salir y disfrutar de actividades al aire libre, siempre con responsabilidad social en tiempos de Covid-19.


DESCANSA Y DORMIR BIEN

Hay quienes sufren los cambios de temperatura y de luz solar que trae la nueva estación, ocurre la llamada astenia otoñal. Un trastorno leve y de corta duración, unos pocos días o semanas donde nos vamos adaptando al cambio de estación. Las principales características de este fenómeno son, sensación generalizada de cansancio, fatiga, debilidad física y psíquica, tiene una principal incidencia entre las personas de 20 a 50 años.

Lo más importante es escuchar al cuerpo, si te sentís cansado dormí de forma adecuada, respetando tus patrones de sueño, manteniendo un horario y un ambiente propicio. Aprovecha bien los días en los que no se trabaja y si tenes la posibilidad de hacer una siesta, es recomendable, pero siempre corta (no más de veinte o treinta minutos).

Disfruta de esta época del año, es una buena excusa para mejorar tu dormir, tu alimentación y sumar actividad física.


MUCHO MAS QUE PESO Y GRASA

Categoría: Coronavirus , Destacados

En Argentina, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (4° ENFR -2018), el 36,3 % de los argentinos mayores de 18 años presenta obesidad.

El pasado mes de septiembre, el Ministerio de Salud de Argentina incluyó en el Boletín Oficial a la obesidad como factor de riesgo en relación al coronavirus. Esto se sustenta en que la evidencia científica internacional ha demostrado que es un factor asociado a que los pacientes Covid-positivos tengan mayor riesgo de sufrir evolución desfavorable.

Paralelamente, la obesidad es un factor de riesgo para otras enfermedades, del tipo crónicas no transmisibles, como las cardiovasculares (principalmente cardiopatía y accidente cerebrovascular), diabetes mellitus y algunos tipos de cáncer, patologías que desde el inicio de la pandemia se sabe que son factores asociados a mayor gravedad en la infección por Sars-CoV-2.

La sindemia se define como la colisión de dos o más pandemias, en la actualidad hablamos de la Sindemia de la Obesidad y Covid-19. La cuarentena por coronavirus impacta en la accesibilidad de alimentos, dando por consecuencia el aumento de la oferta de productos con menor nivel nutricional. También favorece el sedentarismo, lo que, combinado, con la ingesta de alimentos de baja calidad nutricional agrava más aún la pandemia de la obesidad.

¿Qué hacemos? Frente a un escenario tan complejo no podemos esperar soluciones simplistas como dietas milagrosas, productos mágicos o fármacos sagrados.  En este contexto de pandemia, tenemos dos desafíos, por un lado, debemos evitar el abuso de televisión y celular, por otro lado, es importante disminuir la ingesta de calorías vacías, y alimentos ultra-procesados.


SI TENGO UNOS KILOS DE MAS ¿COMO PUEDO CONTROLARLO?

Hace ejercicio y lleva una dieta equilibrada. Todos los días hace 30 minutos de actividad física, incorpora 5 frutas y/o verduras, cereales integrales y lácteos descremados, legumbres (de 3-5 raciones a la semana) y carnes magras.

Tene en cuenta el tipo de cocción y mantene los horarios de comida. Es mejor cocinar los alimentos de forma saludable, evitando las frituras. No dejes de hacer el desayuno, almuerzo, merienda y cena, entre medio come una colación, incorpora frutas.

Bebe agua. Debes tomar diariamente, al menos 8 vasos de agua.

Dormí bien. Además de una dieta adecuada y ejercicio, es fundamental descansar, dormir entre 7 y 8 horas al día.

En caso de obesidad severa, se recomienda que el paciente se acerque a un equipo interdisciplinario en búsqueda de asesoramiento para comenzar tratamiento. El plan de acción debe ser integral, personalizado e interdisciplinario.

Siempre es importante tener presente que el tratamiento se debe adecuar a los hábitos, gustos, costumbres y alcance socioeconómico de la persona. La alimentación y la actividad física son irremplazables para lograr los objetivos.

Para poder resolver el problema de la obesidad, es necesario entender que lo que se debe perseguir es un cambio de estilo de vida, de hábitos, y no solo el descenso de peso evidenciado en la balanza.


LA CRIANZA DE NUESTROS NIÑOS Y NIÑAS DURANTE LA PANDEMIA

En tiempos de pandemia, el distanciamiento social, la incertidumbre y el no ir a la escuela hace difícil a las familias mantener un estado de calma. Por lo que es importante ayudar a los niñ@s a sentirse seguros, mantener rutinas saludables, reconocer su comportamiento y fomentar resiliencia. A continuación, algunos consejos para ayudar a tu familia.

MANTENE RUTINAS SALUDABLES

Es importante respetar las rutinas, ayudan a crear orden en el día, lo que ofrece seguridad. Todos los niñ@s, inclusive los adolescentes, se benefician de rutinas predecibles pero flexibles.

Estructura el día, con el cambio en las rutinas habituales establece horarios diarios nuevos. Dividí en partes el trabajo escolar cuando sea posible. Los niñ@s mayores y los adolescentes pueden ayudar, pero deben seguir un orden general, por ejemplo:

• Rutinas para levantarse, vestirse, desayunar y jugar activamente un rato en la mañana, seguidas de juegos, una colación antes del trabajo escolar.

• Almuerzo, tareas de la casa, ejercicio, algo de tiempo de socialización en línea con amigos y luego tareas escolares en la tarde.

RESPETA LA HORA DE DORMIR

Por lo general, a los niñ@s les cuesta respetar la hora de irse a dormir durante cualquier período. Intenta mantener las rutinas normales de antes de irse a dormir, como por ejemplo leer un cuento, cepillarse los dientes.

Se puede cambiar un poco la hora de irse a dormir de los niñ@s mayores y los adolescentes, pero es bueno mantenerla en un rango razonable para que no se desajuste el ciclo de sueño y vigilia.

Dormir muy poco hace que sea más difícil aprender y manejar las emociones. Recorda apagar los celulares y demás dispositivos móviles una hora antes de dormir.

USO ADECUADO DE LAS PANTALLAS

Alguno de los consejos y pautas que debemos tener en cuenta.

• Hasta los dos años, nada de pantallas de ningún tipo, aunque, en la circunstancia actual es necesario diferenciar y validar el uso para relacionarnos con el entorno familiar, por ejemplo, videollamada a los abuelos o a los primos.

• De los 2 a los 5 años se tiene que limitar entre media y una hora al día, siempre que los contenidos sean adecuados.

• Desde los 5 a los 12 años es necesario acompañarlos siempre, pudiendo estar entre hora y media a dos horas al día.

• A los adolescentes hay que ayudarlos a gestionar adecuadamente el tiempo y uso responsable ya que, según van creciendo su nivel de autonomía es mayor. Es adecuado ayudarlos a planificar el tiempo conectado.

Es muy importante que los niñ@s, no se aíslen para conectarse, que lo hagan en espacios comunes. No utilizar la cuarentena para romper los límites habituales con respecto a normas previamente establecidas, por ejemplo, si el tiempo máximo para la consola estaba limitado.

Los adultos somos modelos. Si los adultos diferenciamos en las nuevas tecnologías entre el uso lúdico y el trabajo, si hacemos un uso moderado, si priorizamos las actividades offline, si durante las reuniones familiares las pantallas quedan en un segundo plano,… ofreceremos como adultos un ejemplo que resulta imprescindible y es, probablemente, lo mejor que podemos hacer.

SUMA ACTIVIDADES POSITIVAS

Todos estamos más ansiosos y preocupados, es posible que los niñ@s pequeños no tengan palabras para describir lo que sienten. Es más probable que se porten mal para exteriorizar su estrés, su ansiedad o su miedo a través de la conducta (lo que, a su vez, puede alterar a los padres, en particular si ya están estresados).

Algunas maneras en las que podés ayudar a tus hijos a manejar sus emociones y conductas:

• Redirigí la mala conducta. Algunos niñ@s se portan mal porque están aburridos o no saben hacer otra cosa, búscale otra cosa para hacer.

• Juego creativo. Por ejemplo, proponerles a tus hijos que hagan dibujos de las formas en las que se está cuidando su familia y habla sobre ello.

• Dirigí su atención. La atención, para reforzar buenas conductas y desestimular otras, es una herramienta poderosa. Nota el buen comportamiento y destácalo, elogiando los intentos. ​

DEDICALE TIEMPO

Incluso con toda la familia junta en la casa, las 24 horas, los 7 días de la semana, aparta un tiempo especial para estar con cada uno de tus hijos.

Elegí el momento y permití que tu hijo elija la actividad. Solo 10 o 20 minutos de atención exclusiva, aunque solo sea de vez en cuando, significarán muchísimo para el.

CUIDA DE VOS

Los padres y/o cuidadores también deben cuidarse física y emocionalmente, comer saludable, hacer ejercicio y dormir lo suficiente. Busca formas de desestresarte, tomar descansos, si hay más de un padre en casa y si fuera posible, túrnense para cuidar a los niñ@s.

Ante situaciones de stress, recorda parar y respirar hondo, además de acudir a los demás para obtener ayuda. Los padres que se sientan agobiados o muy estresados que se tomen unos segundos y se pregunten:

¿El problema representa un peligro inmediato?, ¿Cómo me sentiré mañana respecto a este problema?, ¿Esta situación es permanente? En muchos casos, las respuestas reducirán el pánico y el impulso negativo.

HABLA SOBRE LOS MIEDOS

Los niñ@s confían en sus padres como fuente de seguridad, tanto física como emocional. Tranquiliza a tus hijos, decile que cuentan con vos para ayudarlos y que su familia va a poder superar todo esto estando unida.

• Responde las preguntas sobre la pandemia de manera simple y honesta. Habla sobre la enfermedad, y sobre la importancia de seguir las reglas, como lavarse las manos y quedarse en casa para ayudar a que la familia se mantenga sana.

• Valida los sentimientos de tu hijo. Las preguntas de guía pueden ayudar a los niñ@s mayores y a los adolescentes a resolver los problemas. Por ejemplo “Veo que estás molesto porque no pueden venir tus amigos a jugar» “¿Cómo crees que puedes mantenerte en contacto con ellos?».

• Mantener el contacto con sus seres queridos. Puede que los niñ@s se preocupen por un abuelo o abuela que viva solo, las videollamadas pueden ayudar a aliviar esa ansiedad.

• Da el ejemplo de cómo manejar los sentimientos. Habla sobre cómo estás manejando tus sentimientos, por ejemplo “Estoy preocupada por la abuela, ya que no puedo ir a visitarla. Lo mejor que puedo hacer es llamarla por teléfono todos los días hasta que termine la pandemia.

• Avísale a tu hijo antes de salir de casa a trabajar o hacer mandados esenciales. Con voz calma y tranquilizadora, decile a dónde vas, cuánto tardarás, cuándo regresarás y que estás tomando las medidas necesarias para cuidarte.

• Mira al futuro. Decile que los científicos están trabajando muchísimo para descubrir cómo ayudar a las personas que se enferman y que las cosas van a mejorar.

LO MAS IMPORTANTE, ES OFECERLE MUCHOS ABRAZOS Y DECIRLE “TE QUIERO” A CADA RATO.


ADOLESCENTES EN CUARENTENA

Categoría: Coronavirus

La cuarentena es un desafío para toda la sociedad. No estamos preparados para estar las 24 horas sin nuestro cotidiano, ni para trabajar, limpiar, cocinar, ser maestros, padres y madres, hermanos y hermanas, al mismo tiempo. También es difícil para la población adolescente: ellos y ellas atraviesan diferentes sentimientos y emociones; tienen que hacer frente a grandes desafíos y transformar los tiempos que ocupaban en compañía de sus pares.

Los/as adolescentes deben realizar las tareas de la escuela y responder a las exigencias del día a día, así como también realizan las tareas del hogar. El estrés es alto, también se suma la preocupación que genera tener abuelos o padres adultos mayores que deben tener sumo cuidado, siendo el grupo de mayor riesgo.

 Ellos están marcando su propio ritmo durante esta cuarentena, hacen las tareas que les corresponde y llevan a cabo otras actividades marcadas y aconsejadas por su centro, así como pasan una gran parte del día navegando por las redes sociales y actualizando sus perfiles, saben muy bien cómo aprovechar el tiempo y conocen perfectamente otras maneras de entretenerse.


CÓMO SOBRELLEVAR LA CUARENTENA, TIPS PARA ADOLESCENTES

– Te proponemos que programes tu día con rutinas saludables. Podés hacer ejercicios de manera regular y motivar a los demás integrantes de tu familia. Es importante que recibas luz natural, dormir el número de horas adecuado y llevar una alimentación equilibrada.

– Expresar lo que sentís puede hacer que te sientas mejor con vos mismo/a y con las demás personas. No te desconectes de tus amistades, utiliza las redes para hacerlo, y aplicaciones en donde puedas divertirte, cantando, actuando, etc. Es muy importante que gestiones tus emociones.

– Está bueno planificar las tareas que te han sido asignadas por tus profesores, sin perder el ritmo de entregas de las tareas que te envían. Si te organizas, podes hacerlo de manera grupal a través de la web o mensajes o vídeos, con tus pares. A tus profes no dejes de consultarles aquello que no te quedó del todo claro.

– Organiza tu espacio, puede ser un buen momento para hacer cosas que antes no se te hubieran ocurrido, aprovecha para hacer cambios en tu habitación, redecorarla, podes buscar info sobre las plantas, el contacto con la tierra y la naturaleza, un poco de tierra del jardín de casa y algunas semillas o podas.

– Está piola que puedas organizar, con tu ingenio, actividades para todos los participantes de la familia, pueden ser desafíos, ver películas, juegos de mesa, como así también apoyar las actividades que organicen luego los demás integrantes de tu hogar.

– Infórmate solo por medios confiables y páginas oficiales.

– Mantené el contacto con tus abuelos y aquellas/os que te preocupan, podés hacerle algunos mandados, acercar cosas que necesiten, dejar cartas con mensajes bonitos, siempre respetando  todas las medidas preventivas.

– Pedí ayuda, si te sentís mal, a tus amigos/as, familiares o profesionales. Quieren escucharte y entienden tu situación. Recordá que no estás solo/a, no podemos tocarnos, pero sí podemos estar conectados de miles de formas, expresa tus sentimientos de la forma en la que te nazca, por medio de la manera en que más cómodo te parezca..Seguimos rodeados por afectos constantemente, todo el tiempo, tanto con los pares como en casa.

– No pierdas el sentido del humor, todos dentro de nuestra familia cumplimos un rol importante, si cada uno toma una actitud positiva, esto genera un impacto en los demás y así es más llevadero y satisfactorio pasar en casa este tiempo. Si queremos respeto, respetemos, recordemos que todos estamos pasando por lo mismo.

Sabemos que esta nueva forma de vivir marca cambios en nosotros/as, saquemos lo positivo de esto, aprendamos cosas que hasta ahora no sabíamos, tratarnos con más paciencia, podemos ayudar a los demás sin saberlo, por medio de la palabra, de una charla, si es en casa compartiendo, cuidarnos siempre desde lo emocional hasta las medidas de prevención establecidas por el Ministerio de Salud.

AUTOR: DIRECCIÓN DE SALUD INTEGRAL ADOLESCENTE

Fotos de archivo: Encuentros provinciales de GPS (Grupos de Adolescentes Promotores de Salud 2019)


VACACIONES DE INVIERNO EN CUARENTENA

La cuarentena se sigue extendiendo y el cansancio, estrés y desgano siguen aumentando. Estamos de vacaciones de invierno y nos preguntamos: ¿qué hacer más allá del trabajo?, la idea de tomarse vacaciones resulta irreal y queda descartada.

En general, las vacaciones se identifican con viajes, no obstante, se puede pensar en las vacaciones como un período de “algo diferente” vinculado a permisos y pausas en las obligaciones. En el contexto actual, un descanso se volverá importante para tu salud.

El alto nivel de cansancio físico y mental que la sociedad viene sosteniendo, disminuye la capacidad para soportar angustias, tensiones y frustraciones. Es importante detectar a tiempo cuáles son los indicadores de estrés que propician la aparición de cuadros más complejos.

Signos que indican un alto nivel de estrés: bajo nivel de concentración, estar irritable, tener pensamientos negativos, sentirse desmotivado, sentir agotamiento físico o decaimiento, desgano y hasta ataques de ira.


LA IMPORTANCIA DE TOMARSE VACACIONES

En el escenario actual, es fundamental conectarse con tus propias necesidades, escuchar tu cuerpo y mente, buscar espacios de libertad y remover actitudes rígidas que imponen horarios.

Existen diversas formas para disfrutar de “un cambio de aire” fuera del trabajo, solo requiere de una planificación mínima y brindarnos la posibilidad de recargarnos.

Beneficios de las vacaciones: revitaliza la energía a través de nuevas experiencias, relaja las presiones al bajar las exigencias, flexibiliza los horarios y tareas cotidianas, incorpora el juego y la diversión, descansa la mente, permite un mayor grado de libertad, prioriza las decisiones centradas en el disfrute, posibilita empatizar con los demás, privilegia la creatividad.

Las vacaciones son importantes para todos nosotros, independientemente del rol que cada uno ocupe en la sociedad. Hay millones de cosas que podemos hacer, sé creativo, tu cuerpo y mente lo van a agradecer.

ALGUNAS IDEAS

– Liberar la creatividad introduciendo alguna situación atípica, armate un HomeCine.

– Planificar una celebración, hacé un plan especial de comidas.

-Termina asuntos pendientes sin presión de solucionarlos inmediatamente, la intención es disfrutar de lo que uno hace.


TELETRABAJO Y VACACIONES:

Desde que las tareas laborares se efectúan en casa, se trabaja más tiempo, ya que es más difícil establecer límites. Es habitual que el teletrabajo irrumpa con la cena familiar, la tarde del domingo o con un descanso, tornándose inseparable el trabajo del resto de la vida.

Es importante una Desconexión Digital, a fin de garantizar el descanso, es fundamental tener en cuenta que no se puede trabajar sin parar y ser productivo, menos en el contexto de una pandemia. Tal vez no sea más de una semana o días esporádicos, permitirte descansar, es una necesidad.


IDEAS, PARA DISFRUTAR DE ESTAS VACACIONES CON LOS PEQUES

Te dejamos algunas actividades sencillas para hacer con los más chicos, que despertarán también el gusto de los grandes:

Leer un cuento que no es una obligación escolar, jugar, dibujar, escribir, compartir películas o series que podamos elegir junto a los niños, juegos de mesa y cartas, artesanías de hogar, labores y recetas de cocina, huerta, arte o música.

Es importarte que sepas que “Aburrirse está bien”, a muchos adultos aún nos cuesta comprender que los niños y niñas no tienen que estar entretenidos las 24 horas, porque aburrirse no solo está bien, sino que es necesario. De la situación de «aburrirse», surgen las ideas, la resolución de situaciones, la creatividad.


LACTANCIA MATERNA, SIEMPRE LA MEJOR OPCIÓN

Categoría: Coronavirus

Si estas amamantando o embarazada, es natural que te hayas preguntado ¿amamantar es seguro para el bebé en tiempos de coronavirus?

Las pruebas están profundamente a favor de la lactancia materna. Una lactancia materna, temprana y exclusiva, ayuda al bebé a desarrollarse, por lo que no hay razón para interrumpirla. No se ha detectado la transmisión de casos activos de la COVID-19 a través de la leche materna ni de la lactancia.

La leche materna es la primera VACUNA, a través de ella, le das a tu bebé factores que fortalecen su SISTEMA INMUNE. Dar al recién nacido el pecho de forma segura, mantenerlo piel con piel, y compartir con él una habitación es la mejor opción. La leche materna contiene anticuerpos beneficiosos para mantener a los bebés sanos y protegidos de muchas infecciones.

La leche materna siempre está disponible. ¡No hay que comprar nada!​ La leche materna es el inicio de la alimentación saludable, es el alimento necesario para todo recién nacido y se indica de manera exclusiva hasta los 6 meses, a partir de entonces y por lo menos hasta los 2 años se continua en conjunto con la alimentación complementaria saludable.

En estos tiempos de Covid-19, si estás amantando o si estás por ser mamá, probablemente te surgen preguntas, nosotros te las respondemos para que te sientas segura y acompañada en este momento tan especial de tu vida.


¿Qué precauciones debo tomar durante la lactancia materna?

Asegúrate de seguir las pautas del lavado de manos. Debes lavártelas con agua y jabón antes y después de tocar a tu bebé. También es importante que limpies y desinfectes todas las superficies que hayas tocado. Además, debés lavar y desinfectar habitualmente los extractores de leche materna, los recipientes de almacenamiento de leche y los utensilios para la alimentación del bebé después de cada uso.


¿Debería mantener la lactancia materna si tengo, o sospecho tener, COVID-19?

, continúa la lactancia materna, pero con las debidas precauciones. Estas incluyen:

– Uso de barbijo, cubriendo boca y nariz

– Lavarse las manos con agua y jabón antes y después de tocar a tu bebé sistemáticamente

– Limpiar y desinfectar todas las superficies que hayas tocado.

– Evita amamantar en la cama.

Lavate el pecho solo en caso de que hayas tosido sobre él. De no ser así, no es necesario que te lo laves cada vez que alimentes a tu bebé.

Comunicale al personal que te asiste que estas amamantando y ellos te podrán informar más sobre las medidas de protección que deberás seguir para amantar de una forma segura.


Después del parto, si existe sospecha o confirmación de que tenga COVID-19 ¿Debo colocar inmediatamente al bebé piel a piel sobre mi pecho para amamantarlo?

SÍ. El contacto piel a piel inmediato y continuado, incluyendo la técnica de la «madre canguro», mejora varios indicadores fisiológicos y la regulación de la temperatura, parámetros que se asocian a una mayor supervivencia de los recién nacidos. Además, colocar al recién nacido junto a la madre permite una iniciación temprana de la lactancia materna, lo que también reduce la mortalidad. 


¿Qué debería hacer si no me siento bien para darle el pecho a mi bebé?

Es importante que siempre le trasmitas tu deseo de amamantar o extraerte leche al personal que te asiste, si por alguna razón no es posible poner directamente a tu bebé en el pecho (por requerimientos médicos, tus síntomas te lo impiden, entre otros), puedes extraerte tu leche con las medidas de higiene correspondiente;

– Uso de barbijo, cubriendo boca y nariz

– Correcto lavado de mano.

– Descartar las primeras gotas.

– Utilizar recipiente apto para el uso alimentario.

– Sanitizar el recipiente con alcohol al 70°.

– En caso de usar sacaleche, lavar y esterilizarlo según instrucciones del equipamiento.

La administración de la leche debe ser realizada por otra persona sana, inmediatamente con una cucharita o vaso pequeño (tipo remedio). Les compartimos los tiempos de conservación de la leche humana en caso de que no pueda ser administrada inmediatamente.

La extracción de leche materna también es importante para mantener tu producción, de manera que puedas volver a darle el pecho a tu hijo cuando te sientas mejor.


¿Debería darle el pecho a mi niño/a si está enfermo?

, continuá dándole el pecho a tu niño o niña, aunque esté enfermo/a. Tanto si tu pequeño contrae COVID-19 como cualquier otra enfermedad, es importante seguir alimentándolo con leche materna. La lactancia refuerza el sistema inmunológico de tu bebé y a través de la leche materna le pasas a él tus anticuerpos, ayudándolo a combatir las infecciones. 

RECORDA LA LACTANCIA MATERNA SIEMPRE ES LA MEJOR OPCIÓN

NO suspender los controles de niño sano, sacar turno en tu centro de salud más cercano.

Continuar con vacunas según calendario nacional de vacunación.

Link de interés:

https://www.saludneuquen.gob.ar/primeros-1000-dias/

http://bancolechehumana.neuquen.gob.ar/


COVID-19 y OBESIDAD, DOS PANDEMIAS CONTEMPORÁNEAS

Categoría: Coronavirus , Destacados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como “Pandemia” aquellas enfermedades de propagación mundial.

Por un lado, tenemos la COVID-19, enfermedad infecciosa, descubierta recientemente, causada por el virus SARS-CoV-2, pandemia en aumento, al 07 de junio en Argentina se registran 22.794 infectados.

Por otro lado, la Obesidad, una pandemia de tipo no infecciosa. En nuestro país, según la 4° ENFR/2018 (Encuesta Nacional de Factores de Riesgo) el 61,6% de los argentinos tiene exceso de peso, en una proporción de 36,2% de personas con sobrepeso y 25,4% con obesidad. La encuesta también arrojó que casi el 65% de las personas mantiene una baja actividad física.

El coronavirus ha cambiado la forma de vivir de las personas. Según los expertos, la forma más eficiente para evitar más contagios es el distanciamiento social.

Estos días y semanas de cuarentena son efectivos contra la COVID-19, pero puede alimentar a la obesidad. La combinación del distanciamiento social, con la mala alimentación, el alto consumo de alimentos industrializados, azúcares y harinas puede a traer consecuencias. Si a esto le sumamos el sedentarismo, la incertidumbre, angustia y miedo de estos tiempos, da como consecuencia hambre emocional aumentando la problemática.

Debemos tomar conciencia de que la obesidad y el sobrepeso no son problemas estéticos, son un problema de salud, pueden traernos muchas complicaciones, hoy se destaca la de multiplicar el riesgo de sufrir inconvenientes cuando nos vemos expuestos a virus u otras infecciones. Las personas que sufren de obesidad, pueden tener las defensas muy por debajo de lo normal, lo que las hace más sensible al contagio de coronavirus. También ya hay evidencia científica que confirma que el exceso de grasa es un factor de riesgo agravante de Covid-19.

¿Cuál es la explicación? La obesidad lleva asociada una inflamación crónica, originada por el exceso de tejido adiposo, lo que produce una disfunción metabólica que puede conducir a dislipidemia, resistencia a la insulina, diabetes mellitus tipo 2, hipertensión y enfermedad cardiovascular, todos factores de riesgo agravante de Covid-19.

Conseguir un peso controlado es “vital” para afrontar “con éxito” la pandemia de coronavirus y disfrutar de una vida con menos riesgos, ya que las personas con un sobrepeso de más de 10 kg. tienen sistemas inmunitarios debilitados que les hacen estar “más expuestos” a infecciones. Es por eso que debemos prestar especial atención a nuestra alimentación.

Es entendible que ante esta situación nos den más ganas de comer, sin embargo, debemos ser responsables. A continuación, te dejamos consejos para cuidar tu alimentación en tiempos de Covid-19:

– Respeta todos los horarios de comida: desayuno, almuerzo, merienda, cena. Sumar snacks saludables a media mañana y media tarde.

– Aprovecha la cuarentena para llevar a cabo preparaciones saludables.

– Privilegia el consumo de proteínas magras y disminuir el de carbohidratos.

– Elegi alimentos integrales, ya que contribuyen a una buena digestión.

– Evita alimentos altos en grasas y azúcares.

– Toma, al menos, dos litros de agua al día (no bebidas ni jugos azucarados).

– Organiza el menú de la semana, así es más fácil enfocarse en él y llevarlo a cabo.

– Privilegia el consumo de frutas y verduras todos los días, la mitad del plato debe ser vegetales.

– El tamaño de las porciones debe ser moderado.

– Elegí alimentos saludables, mientras más naturales y menos procesados mejor, evita la compra de alimentos como chocolates, helados, papas fritas, etc.

– Empeza a hacer actividad física todos los días, una hora por día.

Existen muchas alternativas ricas y saludables. Lo importante es ser responsables y conscientes de lo que comemos. Además, podemos aprovechar que estamos en casa, con tiempo, para priorizar la comida casera.