MODO HOME OFFICE

Categoría: CORONAVIRUS , Mes Actual , Novedades

Este 1° de mayo, literalmente, lo pasamos en casa. Para muchos, trabajar en modalidad “home office” es una experiencia totalmente novedosa, nunca se ha trabajado tan masivamente de esta manera antes del aislamiento social y preventivo.

Esta nueva dinámica laboral exige modificar conductas y adoptar nuevos hábitos para poder cumplir las diversas tareas con eficiencia y productividad, sin que esto afecte el bienestar físico y mental del trabajador/a.

En general, los hogares no están preparados debidamente para llevar adelante una rutina laboral de 8 horas. A falta de un lugar destinado a esto, pueden convertir a la cocina o la habitación y, en algunos casos hasta la cama, en una oficina improvisada.

Trabajar en casa puede ser muy ameno y productivo, si sabés organizarte, para ello te dejamos un par de consejos para lograrlo.

Despertá a la misma hora. ¡No son vacaciones! Levantate al mismo horario de siempre.

Como si fueras al trabajo. Bañate, cambiate y desayuná.

Mantenete en contacto. Relacionate con tu entorno laboral más que nunca, las nuevas tecnologías lo permiten.

Definí un área de trabajo. Elige un lugar iluminado y tranquilo, respetalo como si estuvieras en la oficina.

Disfrutá de snacks saludables. Una de las ventajas de hacer home office es que podés preparar snacks ricos y saludables, manzanas, naranjas, frutas secas, o un pan tostado con la mermelada que te gusta.

Hace un descanso obligatorio. Durante todo el home office es importante tomar como mínimo 2 pausas de 15 minutos, despeja la mente.

Respetá tu tiempo de comida. Aprovechá que estás en casa, date tiempo para disfrutar y convivir con tu familia.

Tu postura es importante. Una mala postura, producto de una posición incorrecta de la espalda o el cuello para trabajar, pueden provocar problemas y dolores a corto y largo plazo. Para prevenir esto, utilizá sillas con respaldo sobre todo en la zona lumbar, así preservas la curvatura natural de la espalda. También es importante poner la computadora a la altura de la vista para evitar una mala posición del cuello.

Enlaces grupales. Realizá como mínimo dos enlaces grupales a la semana para estar al tanto de tu equipo y colaboradores. Skype y zoom son grandes opciones, usalas, así harás más llevadero el home office.

Apagá tu compu. Al terminar tu jornada laboral, apagá tu computadora y dejá tu lista de pendientes para iniciar al día siguiente.

Conviví con tu familia. Date el tiempo necesario para con los tuyos: cená, jugá, leé, mirá series de televisión o ponete a hacer ejercicio, te va a ayudar a despejar tu mente.

El home office es la alternativa que tenemos para continuar con nuestros trabajos, seguí estas recomendaciones y disfrutá de sus ventajas.