PREVENIR EL CÁNCER ES TU DECISIÓN

4 de febrero Día Mundial contra el Cáncer

El Cáncer es una enfermedad que puede presentarse sin advertencia. Existen diferentes factores que aumentan el riesgo de padecerlo, algunos que no podemos controlar, como los antecedentes familiares y la genética, en cambio hay otros que sí dependen de nosotros, como el fumar, la alimentación, el consumo excesivo de alcohol, el sedentarismo y la exposición solar. Cambiar ciertos hábitos puede darte una herramienta poderosa para ayudar a prevenir el cáncer, todo comienza con tu estilo de vida.

Dejar de fumar . Si fumás, hablá hoy mismo con tu médico sobre las distintas maneras de dejar el cigarrillo. Dejar de fumar tiene un efecto directo en el riesgo de padecer cáncer ya que el tabaco contiene químicos perjudiciales que dañan las células y provocan el crecimiento del cáncer.

El daño a los pulmones no es la única preocupación: fumar y otros usos de tabaco pueden causar otros tipos de cáncer como los de garganta, boca, esófago, vejiga, riñón, páncreas, estómago, colon, recto y cuello uterino.

Protegerse de los rayos UV. La radiación ultravioleta de la luz solar, los rayos UVA y UVB, puede causar cambios en la piel y dañar sus células. Estos rayos perjudiciales también se encuentran en las camas bronceadoras y las lámparas solares. Las quemaduras solares y muchos años de exposición al sol pueden llevar a desarrollar cáncer en la piel.

Permanecer en la sombra; cubrirse con ropa protectora; usar sombrero y lentes de sol; aplicar protector solar de 15 a 30 minutos antes de salir; usar FPS 30 o superior y volver a aplicarlo cada 2 horas si planeas nadar, si sudás o si vas a estar bajo la luz solar directa por mucho tiempo; son algunos de los consejos. También evitá las camas bronceadoras y las lámparas solares.

Mantener un peso saludable. Hacer ejercicio regularmente y consumir alimentos saludables es importante para mantener tu peso bajo control. Cargar mucho peso extra crea cambios en las hormonas. Estos cambios pueden desencadenar el crecimiento del cáncer. Tener sobrepeso (obesidad) aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de: mama, sobre todo tras la menopausia, colon, endometrio, riñón, páncreas, esófago, tiroides y de vesícula biliar.

Hacer ejercicio regularmente. El ejercicio es saludable para todos por muchas razones. Se han realizado estudios que demuestran que las personas que hacen ejercicio tienen menor riesgo de padecer ciertos tipos de cánceres, además de ayudar a mantener su peso. Mantenerse activo aumenta la prevención, por eso, hacer 30 minutos de ejercicio todos los días hace bien.

Comer alimentos saludables. Las buenas elecciones alimentarias también te protegen.  Algunas recomendaciones son: comer más frutas, verduras y legumbres; beber agua y bebidas sin azúcar; evitar los alimentos procesados que vienen en cajas o latas; evitar carnes procesadas como salchichas, embutidos y fiambres; elegir proteínas magras como el pescado y el pollo; limitar el consumo de carne roja y comer cereales y derivados integrales.

También, limitar el consumo de alimentos altos en calorías como son los productos de copetín (chizitos, papas fritas); panificados industriales; comida rápida; caramelos y otros dulces. Además, consumir porciones más pequeñas de alimentos y bebidas, preparar las comidas en casa en lugar de comprar preelaboradas o comer fuera de casa y hornear en lugar de fritar. Actualmente, se está estudiando el posible vínculo con el cáncer de más de un aditivo.

Limitar el consumo de alcohol. Cuando se bebe alcohol el cuerpo tiene que descomponerlo. Durante ese proceso, un subproducto químico que puede dañar las células permanece en el organismo. Beber demasiado alcohol también puede interponerse en el camino de los nutrientes saludables que el cuerpo necesita. Beber alcohol en exceso se asocia con los siguientes tipos de cáncer: oral, esófago, mama, colon – recto, y de hígado.

Hacerse chequeos regularmente. Detectar el cáncer de manera oportuna salva vidas. Tu médico puede evaluar tu riesgo de cáncer y las medidas que se pueden tomar.  

Algunas vacunas que deben aplicarse son la del Virus del Papiloma Humano (VPH). El virus incrementa el riesgo de padecer cáncer de cuello uterino, pene, vagina, vulva, ano y garganta; y la de Hepatitis B. Las infecciones por Hepatitis B incrementan el riesgo de cáncer de hígado. 

Algunas infecciones también pueden provocar la enfermedad. Usar preservativo previene enfermedades de trasmisión sexual y, por consiguiente, te cuida también del cáncer. Asimismo, es un excelente método anticonceptivo.

#CuidamosTuSalud seguí la página de #PuntoSaludable